Anika entre libros

deseo de ser punk

Ficha realizada por: Patricia Esteban Erlés
deseo de ser punk

Título: deseo de ser punk
Título Original: (deseo de ser punk, 2009)
Autor: Belén Gopegui
Editorial: Anagrama


Copyright: © Belén Gopegui, 2011
© Anagrama, 2011
1ª Edición, Marzo 2011 ISBN: 9788433976529
Etiquetas: autores, conflicto generacional, contemporánea, escritores, españoles, generaciones, hispanos, literatura española, literatura hispana

Argumento:


Martina es una adolescente descontenta con el mundo en el que vive. Ha empezado a suspender exámenes, discute con sus padres y odia la hipocresía del sistema que condena a los jóvenes a un futuro muy poco optimista. Es consciente del abismo que le separa de casi todos los seres que la rodean y se busca a sí misma, busca una actitud de estar en la vida y la música perfecta para acompañarla. En la novela, escrita en forma de carta o anotaciones extensas, de diálogo en ausencia con un compañero de clase, otro raro del que se siente próxima, desgrana sus sensaciones, relata sus encuentros y desencuentros con gente de su entorno, buscando una explicación para ese 4 de diciembre que lo cambió todo y planeando su particular revolución musical.

Opinión:


Belén Gopegui  cosechó buenas críticas con esta novela generacional, publicada originalmente en la colección Narrativas Hispánicas, de Anagrama. Se habló de ella y se la etiquetó como novela generacional, se destacó el retrato psicológico de la adolescente que la protagoniza y se elogió la maestría de la autora. Sin embargo, en mi opinión, la novela dista mucho de ser una pieza redonda. Es cierto que Gopegui traza una estructura coherente, a través, sobre todo, del importante papel que desempeña la música como signo identitario que Martina persigue desde el principio, desechando canciones y grupos que gustan a la mayoría de chicos y chicas de su edad, elaborando su propio archivo mental de temas y artistas que dan muestras de esa actitud, de ese “deseo de ser...” que se convierte en obsesión para ella. Pero la novela no crece, no se sostiene sobre un armazón que resulta insuficiente, a todas luces. Hay algo en el personaje que resulta inverosímil, una impostura que no nos permite abandonar la certeza de que leemos a una adulta intentando construir a un personaje adolescente y rebelde, con ganas de cambiar el mundo, de elevar su voz para pedir cambios a través de una canción, Gimme danger, de Iggy Pop. No he podido creerme a Martina en ningún momento, no porque a los 16 años lea por iniciativa propia a Capote y a Salinger, o porque le gusten David Bowie y los Rollings. Sus anotaciones iban acrecentando esa sensación conforme avanzaba en la lectura de la novela, y cada vez que Martina recurre a las imágenes de los vasos comunicantes o la piscina, cada vez que defiende la necesidad de encarar la vida con actitud, cada vez que se sume en una digresión para explicarse un comportamiento propio o ajeno yo volvía a pensar que este personaje se tambalea, desafina. Las continuas reflexiones de la chica acerca de la música, su familia y el admirado padre muerto de Vera se acumulan y hacen que aumente esa inconsistencia del libro.

Puede decirse que muchos de los breves capítulos de la novela insisten en mostrar a Martina o bien en soledad (casi siempre buscando en Youtube canciones de las que ha oído hablar, o subiendo y bajando en ascensores de casas que no son la suya), o interactuando con diferentes personajes con los que comparte momentos en los que la música es la otra gran protagonista. Todos estos episodios me han parecido endebles, carentes de esa fuerza o credibilidad que debe mostrar lo literario, por inventado que sea. Sobran explicaciones y falta vigor, los personajes caen con frecuencia en el afán explicativo, y, por raro que resulte en un libro con este título y una cubierta con foto de Iggy Pop, en la moralina. Martina quizás desee ser punk, igual que Leopoldo María Panero anhelaba convertirse en piel roja, pero desde luego no lo consigue, aunque, al menos, nos deja una buena banda sonora.

Patricia Esteban Erlés

Frases de esta opinión pueden utilizarse libremente en otros medios para promoción del libro, siempre que no se varíe y se mencionen al autor de la misma y al medio anikaentrelibros.com

¿Te ha gustado? Compártelo:

Comentario de los lectores:

Publicidad
Anika entre libros
Actividad subvencionada por el Ministerio de Cultura
Ministerio de cultura

Esta web utiliza cookies para obtener datos estadísticos de la navegación de sus usuarios. Si continúas navegando consideramos que aceptas su uso. Más información X Cerrar