Anika entre libros

De los demonios de la mente, la angustia de nacer mujer y un puñado de guisantes

Ficha realizada por: Anika Lillo
De los demonios de la mente, la angustia de nacer mujer y un puñado de guisantes

Título: De los demonios de la mente, la angustia de nacer mujer y un puñado de guisantes
Título Original: (De los demonios de la mente, la angustia de nacer mujer y un puñado de guisantes, 2009)
Autor: Javier Cosnava
Editorial: Dibbuks
Colección: Serie Negra


Copyright:

© Ilustración de cubierta de Fernando Vicente

© Javier Navarro Costa (Javier Cosnava)
© Dibbuks, 2009

Edición: 1ª Edición, Septiembre 2009
ISBN: 9788493723903
Tapa: Blanda
Etiquetas: adaptaciones, basada en hechos reales, biografía novelada, personajes reales, cameos, criminales, asesinos, psicópatas, sociópatas, drama, novela dramática, literatura española, novela, novela corta, novela dramática
Nº de páginas: 127

Argumento:


Basado en hechos reales aunque con unas cuantas licencias de autor, "De los demonios de la mente…" (para acortar) narra la vida de un hombre abominable que representa lo peor del ser humano y que, para nuestro horror, existió en una época en la que las mujeres eran meras esclavas.
 
La contraportada sugiere un thriller, nos habla de un niño que nació fruto de una violación para ser torturado durante años por su madre; de un asesino en serie, despiadado y misógino en un ambiente astrohúngaro agonizante; de un misterio que teñirá de sangre el planeta…

 

Opinión:


Y lo que sugiere es, pero no en el modo que probablemente esperas cuando lo lees. No es un thriller al uso con capítulos modernos, llenos de acción e incógnitas, policías, detectives y ciencia forense. En realidad es una biografía, la de uno de los seres más despreciables del planeta, y narra su historia desde que es un crío. Por ello iremos conociendo cómo se gesta un misógino maltratador, violador y asesino.
 
En una comida con unos amigos les contaba lo difícil que me resultaba leer "De los demonios de la mente" y que, sin embargo, me parecía que el autor -precisamente por eso- tenía talento. Pero debo explicarme para que se entienda.
 
Para mí un buen autor, entre otras cosas, debe conseguir que en tu corazón, tu cerebro o tus piernas algo haga clic y reacciones. A veces se llora, otras se ríe, te subes por las paredes o te hierve la sangre. Esta última sensación es la que yo tenía leyendo "De los demonios de la mente". En ocasiones sólo podía leer una página y cerraba el libro rabiosa y ofendida, sabiendo que lo que me estaba contando en realidad ha ocurrido, que las mujeres han sido menos que objetos y que se les ha tratado peor que a las ratas. Las frases justas, las palabras adecuadas, y te sube una cosa por la boca del estómago hasta la garganta… que tienes que coger aire y respirar.
 
Cuántas historias de maltratos habré leído, cuántas donde hay violencia… no puedo ni imaginarlo porque son muchas dado que el terror y la maldad humana son dos de los temas que más llaman mi atención y trato de leer mucho sobre ello, quizás con la intención de "entender" lo imposible, por eso me ha sorprendido sobremanera que un libro cortito, publicado en una editorial más conocida por sus cómics, haya sido capaz de convertirte como lector(a) en un cóctel molotov donde en su interior se remueven la ira, la rabia, el dolor, la humillación, la desesperación… Una apuesta arriesgada para la editorial, pero también muy valiente.
 
A las almas sensibles les costará digerir esta historia si es que se atreven con ella, lo digo por mi propia experiencia. Pero a pesar de todo lo dicho, insisto, la capacidad de Javier Cosnava para trasladarnos a esa época e introducirnos como espectadores en la mente de un ser tan despreciable me ha parecido magnífica. Por mucho que me haya dolido, por mucha rabia que haya sentido, por mucho que me haya hecho rabiar y notar que me hervía la sangre, el mérito no se lo puedo quitar.
 
La novela se guarda un as en la manga para su final. Habrá quien, como yo, quizás reconozca uno o dos nombres y acabe por deducir quién se esconde tras ese personaje, pero la mayor parte de las personas se sorprenderán.
 
Dice Javier Cosnava que ha querido mostrarnos cómo era el trato que recibía la mujer en la historia para que hoy no ocurra, para que se le de el valor que tiene ya no como mujer si no como ser humano. A una le da la impresión de que lo dice como excusa porque como mujer sales escaldada, vapuleada, horrorizada… pero ¿sabeis una cosa? Tiene razón. Hay que conocer los errores para no repetirlos.
 
Un modo muy personal de contar la historia y las palabras justas se aúnan para hacernos hervir la sangre, y eso, señores, es talento.
 
Anika Lillo

 

 

Frases de esta opinión pueden utilizarse libremente en otros medios para promoción del libro, siempre que no se varíe y se mencionen al autor de la misma y al medio anikaentrelibros.com

¿Te ha gustado? Compártelo:

Comentario de los lectores:

Publicidad
Anika entre libros
Actividad subvencionada por el Ministerio de Cultura
Ministerio de cultura

Esta web utiliza cookies para obtener datos estadísticos de la navegación de sus usuarios. Si continúas navegando consideramos que aceptas su uso. Más información X Cerrar