Anika entre libros

Cómo ser marido

Ficha realizada por: Inés Macpherson
Cómo ser marido

Título: Cómo ser marido
Título Original: (How To Be a Husband, 2014)
Autor: Tim Dowling
Editorial: Anagrama
Colección: Panorama de Narrativas


Copyright:

© Tim Dowling, 2014

© De la traducción, Mauricio Bach, 2015

© Editorial Anagrama, S.A., 2015

Ilustración de cubierta: © David Levene

Traducción: Mauricio Bach
Edición: 1ª Edición: Junio 2015
ISBN: 9788433979292
Tapa: Blanda
Etiquetas: anécdotas, basada en hechos reales, humor, literatura inglesa, mezcla de géneros, relaciones personales, testimonios, paternidad, matrimonio, madurez, ironía y sarcasmo, parejas
Nº de páginas: 304

Argumento:

¿Cómo sabemos si estamos siendo buenos maridos o mujeres? ¿Cómo saber si el matrimonio está haciendo aguas o si estamos cumpliendo con las expectativas? ¿Qué hacer cuando nuestra suegra se instala en la casa de al lado? ¿Cómo saber si hemos escogido bien? ¿Cómo lidiar con las disputas maritales? ¿Cómo sobrellevar la adolescencia de los hijos?

Viendo este tipo de preguntas, uno podría esperar que "Cómo ser marido" fuera un libro de autoayuda o, como mínimo, un manual lleno de consejos sobre lo que uno debe hacer para tener una relación de pareja saludable y sentirse realizado como hombre y marido a la vez. Sin embargo, aunque sí aparecen consejos y reflexiones, no se trata de un manual, sino de una exploración íntima, con sentido del humor, sarcasmo y un poco de mala leche, donde se expone la historia personal del autor, sus experiencias y reflexiones respecto al matrimonio, la paternidad, el sexo y muchos otros aspectos de la vida conyugal.

A golpe de anécdotas y humor, Tim Dowling desgrana situaciones de su pasado, de su personalidad, de su relación con su mujer. Expone teorías, plantea la posibilidad de que exista una manera de medir la Felicidad Conyugal Bruta, o la importancia de mantener un territorio propio, un elemento en el que destacar, ni que sea como bolsillo con patas, para que la mujer no abandone al hombre al darse cuenta de que ella puede hacerlo todo sin necesidad de él. Un libro divertido, ácido y sincero. 

 

Opinión:

 

En la contraportada del libro, se señala que "Cómo ser marido", de Tim Dowling, podría ser una respuesta a "Cómo ser mujer", de Caitlin Moran, pues ambos están escritos desde la sinceridad y en ambos los protagonistas son los propios autores, quienes exponen su vida personal con cierto aire de parodia. No he leído el título de Moran, pero lo que sí es cierto es que la novela de Dowling, por llamarla de alguna manera, es difícil de catalogar. No es un diario ni un compendio de artículos; es más bien una narración basada en hechos reales, donde el autor relata anécdotas de su vida de pareja, de su vida personal, y las acompaña de reflexiones, a veces profundas, a veces con un toque de humor que hace que dudes y te preguntes si está hablando en serio o no. Hay que recordar que este libro nace a raíz del trabajo como columnista que el autor ha realizado durante años, donde exponía sin tapujos acontecimientos de su vida privada. Por lo que cuenta el propio autor, su mujer apoyaba los artículos e incluso se reía (algo que no todo el mundo haría, teniendo en cuenta que se desnudan bastantes intimidades). Aquellos que lean el libro, probablemente también se rían. No es una obra que produzca una carcajada cada dos páginas, pero transmite un aire ácido que hace que, en ciertas ocasiones, uno se pueda reír con ganas. También es cierto que lo estoy diciendo desde la perspectiva femenina, así que…

Se trata de un libro ameno, con capítulos bastante dinámicos y un estilo distendido que permite al autor sacar punta a sus propios defectos y a sus propios miedos. Es mordaz en según qué momentos y avisa una y otra vez que su intención no es ni resolver las dudas sobre cómo hacer que un matrimonio funcione o cuál es el papel del marido; ni siquiera pretende ser un libro de consejos. Desde su experiencia personal, nunca como sentencia universal, el único consejo que el autor recomienda es aprender a reconocer que nos hemos equivocado, aprender de los errores e incluso aceptar que se cometen. Y es que empeñarnos en creer que somos perfectos y que nunca nos equivocamos es algo habitual en el ser humano, seamos hombres o mujeres, estemos solteros, «viviendo con» o casados.

Una de las curiosidades que uno encuentra a lo largo del libro, más allá de las experiencias personales del autor y su mujer, son las referencias a estudios y consejos de pareja que, además, Dowling confiesa haber llevado a cabo. El momento de las terapias alternativas, como la de los susurros, es maravillosa, pues no solo muestra cuán amplio puede ser el abanico de posibilidades para salvar un matrimonio, sino que también muestra la capacidad de llevarlas al absurdo, como hace él, sin exasperar en exceso a su mujer, cosa que la honra. También cabe destacar el momento en que habla de los estudios sobre pareja que se centran en la compatibilidad de los alelos, basándose en el olor. El pánico que le entra a él en la consulta del médico, creyendo que quizás vaya a descubrir que él y su mujer no son compatibles y que todo ha sido un error, no tiene precio. Las listas que hace, como por ejemplo las siete maneras en las que podemos estar equivocados o cómo ser un buen marido (que vendría a ser las cualidades que él cree que aporta al matrimonio) también le dan un aire dinámico al libro, con ejemplos, comentarios ácidos y ataques a ciertos tópicos (aunque a su vez él pueda caer en algún que otro cliché).

Es curioso cómo desparrama sus defectos sobre el papel, cómo se desnuda sin tapujos, quizás buscando la complicidad con el lector, quizás en una especie de terapia literaria que le permite hablar con la página en blanco como no lo haría con nadie más. Lo cierto es que si el autor es como expone en el libro, tiene un toque un tanto paranoico y neurótico, a lo Woody Allen, pero es lo que probablemente le permite escribir este tipo de libros. A cualquier otro hombre (o mujer) no le apetecería desnudar sus dudas, sus quebraderos de cabeza y sus miedos. Él lo hace con una extraña tranquilidad que hace que te sientas a gusto leyendo, sonriendo a ratos, comprendiendo su comportamiento o extrañándote ante él.

Por el título del libro, uno podría pensar que se trata de una obra pensada para hombres. Pero aunque el autor se dirija a ellos en especial, este es un libro que tanto mujeres como hombres, solteros como casados, pueden disfrutar. Y es que a pesar de señalar defectos que él considera masculinos, algunos de los miedos, pánicos y dudas que plantea, los compartimos todos solo por ser humanos.

Inés Macpherson

 

 

Frases de esta opinión pueden utilizarse libremente en otros medios para promoción del libro, siempre que no se varíe y se mencionen al autor de la misma y al medio anikaentrelibros.com

¿Te ha gustado? Compártelo:

Comentario de los lectores:

Publicidad
Anika entre libros
Actividad subvencionada por el Ministerio de Cultura
Ministerio de cultura

Esta web utiliza cookies para obtener datos estadísticos de la navegación de sus usuarios. Si continúas navegando consideramos que aceptas su uso. Más información X Cerrar