Anika entre libros

calma corazón, calma

Ficha realizada por: Joseph B Macgregor

Título: calma corazón, calma
Título Original: (calma corazón, calma, 2008)
Autor: Esmeralda Berbel
Editorial: Ellago


Copyright: 1ª Edición noviembre, 2008
Género: Poesía ISBN: 9788496720657
Etiquetas: autores, escritores, españoles

Argumento:

Versos íntimos, reflexivos, filosóficos, sólidamente construidos, elegantes, sensibles, breves y rotundos, crípticos o nítidos, enrevesados o sencillos, simbólicos o cotidianos (de todo hay), expresados a modo de brochazos escupidos sobre una pared absolutamente limpia y blanca.

La autora

Esmeralda Berbel nació en Badalona el 17 de abril de 1961. Estudió Filología Hispánica en la Universidad de Barcelona. Es autora del libro de relatos El hombre que pagaba noches enteras (Nihil Obstad, 2000) y del libro en prosa poética Alismas (Ellago Ediciones, 2006).

Además ha publicado el libro de entrevistas a mujeres maltratadas Trátame bien (Alba Editorial, 2004 y Edicions 62, 2004) y el libro de testimonios De qué hablamos las mujeres cuando hablamos de lo que nos importa (Alba Editorial, 2008 y Angle Editorial, 2008).

Su actividad literaria le ha valido varios reconocimientos; el libro de relatos El hombre que pagaba noches enteras (Nihil Obstat, 2000) ha sido finalista del premio Femenino-Lumen, y varios de sus cuentos han resultado premiados en certámenes como el convocado por la Associació de dones progressistes Montserrat Roig, el certamen de narrativa de mujeres de Terrasa o el Cuentos breves del Sur, del municipio de Adrogué (Buenos Aires).

Comprar Calma corazón, calma
Comprar libros de Esmeralda Berbel

Leer fragmento online

Opinión:

Hay
una esquina amarilla
donde un cuerpo
presiente
la infinita mordedura
de esconderse.


Así de breves y de rotundos son muchos de los pequeños poemas incluidos en Calma Corazón, Calma. Los temas que tratan: el dolor, la desesperanza, la soledad, la nostalgia de tiempos mejores (la infancia, la adolescencia…) y de las personas a las que tanto quisimos y que tanto nos quisieron también (el padre, la madre) y que recordamos ahora que ya no están con nosotros.

Y por supuesto, aparece también el amor expresado en todas sus vertientes: el amor ausente, el amor perdido, el amor vivido y gozado, el amor cansado, el amor agotado, en amor recobrado…

Y el tiempo, como algo que transcurre en nuestro interior – el tiempo interno del cual hablaba Bergson (y también Antonio Machado) – y que casi nunca coincide con el de nuestra edad real. Ese tiempo interno que a veces se deja invadir por la melancolía, el hastío o el aburrimiento, que se nos hace tan largo. Tiempos muertos que no van a ninguna parte.

Curiosamente fueron los versos más largos o extensos los que consiguieron llegarme más al corazón, los que me parecieron más claros, más sencillos, más cercanos, menos oscuros o secretos, más accesibles y menos recónditos, menos refugio y más conectados con la vida cotidiana.

De igual modo, he experimentado la agradable sensación de que conforme avanzaba en la lectura del poemario esta accesibilidad y nitidez se me hacía cada vez más patente. Sentía como si en un principio la autora se ocultara de mí, sin permitirme conocerla o descubrirla por completo, bajo una serie de versos muy cortos, sólidamente construidos, pero demasiado simbólicos y como consecuencia muchos más fríos, más literarios eso sí pero menos próximos a mí; como si alguien intentara comunicarse conmigo y ella y yo no compartiéramos el mismo idioma. Pero afortunadamente, los poemas parece que de manera gradual van ganando en cercanía, en proximidad, y hablan de cosas más comprensibles, con la que parece que conecto (y entiendo) un poco mejor.

Finalmente, la autora parece que se desnuda más, que se esconde menos debajo del concepto o del verso brillante y la veo más claramente y de este modo puedo vislumbrarla y sentirla más cercana a mi mundo, más humana y con más deseos de abrirse al exterior, de salir de la burbuja en la que ella misma se encontraba atrapada, como si poco a poco hubiera conseguido romper el cascarón y mostrarse ante mí por fin con tal y como es, sin tapujos ni ambages.

Joseph B Macgregor

Frases de esta opinión pueden utilizarse libremente en otros medios para promoción del libro, siempre que no se varíe y se mencionen al autor de la misma y al medio anikaentrelibros.com

¿Te ha gustado? Compártelo:

Comentario de los lectores:

Si te gustó este libro, también te puede interesar...

Publicidad
Anika entre libros
Actividad subvencionada por el Ministerio de Cultura
Ministerio de cultura

Esta web utiliza cookies para obtener datos estadísticos de la navegación de sus usuarios. Si continúas navegando consideramos que aceptas su uso. Más información X Cerrar