Anika entre libros

Atrapada en el espejo

Ficha realizada por: Anika Lillo
Atrapada en el espejo

Título: Atrapada en el espejo
Título Original: (Atrapada en el espejo, 2007)
Autor: Gemma Lienas
Editorial: El Aleph Editores
Colección: Modernos y Clásicos del Aleph


Copyright:

© Gemma Lienas, 2007
© Grup 62, S.L.U. El Aleph

Edición: 1ª Edición: Septiembre 2007
ISBN: 9788476697795
Tapa: Blanda
Etiquetas: malos tratos, maltrato, violencia de género, discriminación sexual, intimista, literatura española
Nº de páginas: 219

Argumento:


Gina vive en EEUU, acaba de divorciarse y decide tomarse un año sabático para volver a Europa y seguir sus investigaciones sobre la esclavitud pero esta vez, por sugerencia del señor Berg, víctima del Holocausto judío, se centrará en las técnicas que usan los hombres en cualquier guerra para anular a los acosados o víctimas y conseguir que estos ni siquiera se atrevan a levantar una mano ante ellos. Pero este mismo viaje coincide con la visita que Gina quiere hacer a Laura, su amiga y casi hermana, y su familia en España, lo que ocurre es que una llamada de Ana, la madre de Laura, trastoca del todo sus planes y su propia vida: Laura ha muerto.

A través de sus estudios y sus nuevas investigaciones, Gina irá percatándose de que su querida Laura estaba viviendo igual que cualquier víctima de un soldado ante el cual jamás se atrevería a levantar la voz. Pero últimamente Laura había cambiado y Gina quiere conocer todo lo que ocurrió, por ello se entrevista con todas las personas relacionadas con su amiga muerta. 

 

Opinión:

 

Lo cierto es que esta novela, a pesar de las dos ideas básicas que se comentan (el maltrato a la mujer y las técnicas de esclavitud), es un puzzle que cobra el sentido máximo cuando has terminado la novela y lees las reflexiones de Gina, todas en orden. Siempre tiene todo sentido, desde el principio, pero el final es como un nuevo abrir de ojos al mismo tiempo que lo hacen las protagonistas, y esto sucede por la forma en que Gemma Lienas ha ido narrando los hechos: en cada visita que hacía Gina, ésta iba descubriendo algo, y conforme hablaba con más personas que rodearon a Laura en vida, al tiempo que descodificaba la agenda de Laura -pues tenía una especie de palabras claves que definían cómo eran sus días, igual que algunas carpetas relacionadas con los espejos en el mundo de la arquitectura, arte o folklore-, el lector va asimilando información como Gina y va tomando notas para, al final, descubrir que Laura vivió un infierno. Detalles que vas conociendo tan sutilmente que no te hace dudar que haya alrededor de las mujeres maltratadas quienes ni se planteen que éstas viven bajo el yugo de un maltratador psíquico.

Hay pequeños detalles (como la ropa de dos tipos distintos de mujer en el armario de Laura, o los dos tamaños de pie) que, pensándolos en frío, te pone la piel de gallina. No en ese momento, en el que todo son sospechas, si no cuando, como decía, Gina ha atado todos los cabos y la historia se ha completado.

A pesar de no ser una novela contada de forma dramática, cualquier mujer que haya sido maltratada psicológicamente, anulada, forzada a hacer lo que no quiere hacer, perder su propio poder, convertirse en un cero a la izquierda y sentirse culpable de todo, verá en "Atrapada en el espejo" su propio espejo. Si a mí, que tengo como cualquier pareja, simples y pequeños roces, me ha hecho reflexionar, imaginaos la fuerza que puede tener este libro para ayudar (y digo bien) apenas sin ser consciente de ello, a mujeres que pasan por lo que pasó Laura. Y es por lo que comentaba antes: la forma. Básica, escuchando versiones, contrastándolas, atando cabos, viendo incluso un resurgir de aquella persona que había caído en su propio olvido, que ya no se veía en el espejo real y que a su marido lo veía en un espejo deformado.

De nada sirve, y esta novela lo demuestra, que cuando alguien le dice a una mujer inteligente que está siendo maltratada por su marido, ésta, sobre todo si está enamorada, abra los ojos. Para hacerlo necesita que haga un clic algo en su cabeza. Laura lo consiguió a través de dos cosas: una película y un espejo.

Narrado de la forma más alejada posible de sus personajes, Gemma Lienas muestra la historia de manera que asistimos a las secuencias con la misma información que tiene Gina. La lectura se hace ágil, en ningún momento se ralentiza, y aunque personalmente me hubiera gustado que alguna palabra de Gina relacionara el maltrato que sufría Laura con la hipótesis del esclavo sumiso en las guerras, esto queda dicho entre líneas, sin que la propia Gina lo de masticado al lector. Todos somos protagonistas de esta historia porque la conocemos y la vivimos al mismo tiempo, pero sólo Laura tiene la clave de su final.

Anika Lillo

 

 

Frases de esta opinión pueden utilizarse libremente en otros medios para promoción del libro, siempre que no se varíe y se mencionen al autor de la misma y al medio anikaentrelibros.com

¿Te ha gustado? Compártelo:

Comentario de los lectores:

Publicidad
Anika entre libros
Actividad subvencionada por el Ministerio de Cultura
Ministerio de cultura

Esta web utiliza cookies para obtener datos estadísticos de la navegación de sus usuarios. Si continúas navegando consideramos que aceptas su uso. Más información X Cerrar