Anika entre libros

Atahuallpa. El último emperador inca

Ficha realizada por: Mila L. Castelo
Atahuallpa. El último emperador inca

Título: Atahuallpa. El último emperador inca
Título Original: (Atahuallpa. El último emperador inca, 2014)
Autor: Daniel Larriqueta
Editorial: Edhasa


Copyright:

© 2014, Daniel Larriqueta

© 2016, Edhasa

Edición: 1ª Edición: Febrero 2016
ISBN: 9788435062985
Tapa: Dura
Etiquetas: sudamérica, batallas, civilizaciones antiguas, conquistadores, América, histórica, literatura argentina, Nuevo Mundo, novela, siglo XVI, sacrificios humanos, incas, Pizarro, oro y plata, Atahualpa, Almagro
Nº de páginas: 318

Argumento:

Tras la muerte de Huayna Cápac, sus dos hijos se enfrentan por el poder. Finalmente Atahuallpa se convierte en el nuevo señor de los incas, aunque aún deberá destruir a la familia de su hermano para vivir con tranquilidad y continuar el sueño de su padre.

Sin embargo, la llegada de Francisco Pizarro dará al traste con sus planes. Atahuallpa acaba prisionero de Pizarro, pero ambos terminan llevándose bien, en apariencia. El emperador da orden de que traigan el oro que requiere Pizarro para conseguir su libertad, mientras que trata de organizar a su ejército para destruir a los españoles.

Pizarro aprenderá mucho del inca pero el deber y las obligaciones le llevan a tomar una dura decisión: Atahuallpa debe ser ejecutado.

 

Opinión:

 

Antes de que los españoles invadieran y conquistasen América del Sur, los incas dominaban prácticamente todo el lugar. Después de años de peleas con otros pueblos habían conseguido asentar su poder.

Para su dominio se basaban en el designio de los dioses y en ejecuciones masivas de sus oponentes. Supuestamente buscaban un mundo de paz y para ello tenían que convertir a todos los pueblos con los que se encontraban a su estilo de vida, sus creencias y tradiciones.

Poco podían imaginar que más allá de los mares se extendía otro basto territorio en el que gobernaban varios reyes y que un día pondría fin a todo aquello por lo que habían luchado.

Atahuallpa no era el hijo destinado a gobernar a los incas, sino que su misión era dirigir las campañas militares. Así lo había dispuesto su padre, Huayna Cápac. Sin embargo, su ambición le llevó a demostrar que su hermano no estaba capacitado para cumplir con la gran misión que le tocaba cumplir y estalló una especie de guerra civil inca de la que Atahuallpa salió victorioso.

Daniel Larriqueta nos muestra con lujo de detalles la brutalidad sobrecogedora que podían llegar a emplear los incas en sus ansias de exterminio, consiguiendo que el lector acabe con los pelos de punta. Al mismo tiempo, vemos como eran capaces de interpretar los designios dándoles el significado que ellos querían.

Consigue mostrarnos a un Atahuallpa que se creía investido verdaderamente por la gracia de su dios y que gracias a su poder sería capaz de destruir a esos enemigos barbudos que venían a robar su oro y violentar lo más sagrado.

Un Atahuallpa que se mostraba curioso ante lo desconocido y que tal vez cometió un único error: querer saber más sobre esos extraños que invadían sus tierras, dejándoles avanzar y estudiándolos a su manera.

Muchas eran las diferencias que separaban a ambos pueblos. Diferencias que el autor nos va mostrando de forma paulatina. Para ello consigue meternos en la forma de pensar de Atahuallpa y vemos en primera línea como organizaba a su gente y su ejército en un entramado difícil de entender y de manejar.

El lector podrá descubrir el complejo mundo de los incas, sus rivalidades, su religión, sus argucias gracias al detalle con el que narra Daniel Larriqueta la historia de un hombre que se creía semejante a un dios y que perdió la más importante de las guerras por no creer en aquellos que decían que venían de muy lejos, y considerar a los españoles meros bandoleros.

Por otro lado vemos a unos españoles, comandados por Pizarro, que eran capaces de convivir con los incas, por lo menos a priori, y que fueron capaces de mantener agudas conversaciones para intercambiar ideas y conocimientos con un Atahuallpa ya prisionero. Un Pizarro noble que pretendía cumplir con su misión de la mejor manera posible.

Estamos, por tanto, ante una novela que nos ayudará a entender por qué los españoles, inferiores en número a los incas, consiguieron imponerse a una civilización tan poderosa como fue la inca. Una civilización que trataba de vivir en armonía con la naturaleza porque así lo deseaban Pachacuti y Mama Quilla.

El libro se completa con un glosario de los términos incas utilizados a lo largo de la novela, una breve genealogía inca (bastante aproximada) y una amplia bibliografía.

Mila L. Castelo

 

 

Frases de esta opinión pueden utilizarse libremente en otros medios para promoción del libro, siempre que no se varíe y se mencionen al autor de la misma y al medio anikaentrelibros.com

¿Te ha gustado? Compártelo:

Comentario de los lectores:

Publicidad
Anika entre libros
Actividad subvencionada por el Ministerio de Cultura
Ministerio de cultura

Esta web utiliza cookies para obtener datos estadísticos de la navegación de sus usuarios. Si continúas navegando consideramos que aceptas su uso. Más información X Cerrar