Anika entre libros

Sugiero leer "Los santos inocentes" de Miguel Delibes

José Santos, 2001


Miguel Delibes, uno de los últimos grandes "sacerdotes" de la inmensa catedral literaria española, ha creado una obra maestra, otra de las tantas de su prolífica pluma, la que he seleccionado para la inauguración de este espacio de Ciberanika (Anika Entre Libros), como el humilde homenaje al gigante de Valladolid, cuyo talento volcado a las letras, debe ocupar un lugar de privilegio en los estantes de toda biblioteca.

Desgarrador aguafuerte de la España campesina, "Los Santos Inocentes" resume el drama ancestral de la explotación del hombre por el hombre, y es por ello que sus criaturas, víctimas de la humillación y el sometimiento por generaciones, y a las que Delibes modela con la con la frialdad del escalpelo, del mismo modo se encuentran revestidas de la ternura y la sanguínea condición primigenia del hombre ibérico, elementos claves del novelista para recrear con la naturalidad, el realismo y el genio de su prosa, esta tragedia de dimensiones Shakespearianas. Delibes, nos muestra los claroscuros de la condición humana cuando es reducida a la servidumbre y designios del poder omnipotente, y nos advierte que aún dentro de una aceptación resignada, subyace una última frontera que no puede ser traspasada sin riesgo de reacción, que en este relato adquiere la forma de brutal respuesta, cuando un detonante trivial, modifica condiciones elementales, de seres igualmente elementales. La historia se circunscribe a la vida de una familia de sirvientes en una finca rural enmarcada por el transcurrir de la rutina cotidiana, que el novelista describe mediante una verdadera exhibición del dominio del lenguaje, engalanado con los modismos propios de su tierra. Sus criaturas, extraídas de una realidad que esconde la existencia de verdaderos cotos de caza, tanto de animales como de seres humanos, nos sacuden enérgicamente cuando logramos penetrar la muralla de contención que a primera vista nos impide advertir la inminencia de la tragedia en que se verán envueltas, puesto que los que mandan y los que obedecen, no son más que marionetas cuyos hilos, Delibes, maneja con precisión quirúrgica, hasta pergeñar un retablo asombroso donde conviven la ternura, la ignominia, la traición y la venganza.

Con el fondo de los poderosos encarnados en el "señorito" Iván y su afiebrada pasión por la cinegética y por la casquivana mujer del Périto don Pedro, pelele desdichado, casi un sirviente más dentro de la jerarquía establecida, quedan casi determinados los límites de los que mandan. Los que obedecen y sirven, conforman una familia cuyos miembros se encuentran sometidos a condiciones de un mundo medieval. Paco "el bajo", reducido a la condición de lebrel, ubicando con su olfato las piezas abatidas por el iracundo "señorito", insoportable triunfador en las competencias con sus amigos de cacería. Nieves, vivaz y despierta, puesta a servir en plena adolescencia; Régula, igualmente destinada a la servidumbre, madre de esta última y de Charito " la niña chica", idiota y deforme criatura, que comparte algún atisbo de ternura con Azarías, el agregado hermano de Régula, ignorante y retrasado mental, entregado a la primitiva sustancia de la resignación que canaliza en su grajo domesticado, único motivo por el que llega a justificar su propia existencia.

En esta obra de fuerza inagotable, ganadores y perdedores subsisten en un mismo plano, donde la sumisión atávica que sufren los ofendidos y zaheridos lacayos, parece encadenada definitivamente a los designios del poder. Los días languidecen dentro del orden establecido y en su discurrir, un hecho al parecer intrascendente, hace estallar un drama de proporciones devastadoras, que nos plantea el interrogante acerca de la condición del hombre frente a situaciones desconocidas e imprevisibles.

Con "Los Santos Inocentes", Delibes trae a la vida un fresco sombrío y estremecedor, cuya última pincelada es el aspecto indiscutible que permite encuadrarla, tal vez, no como una forma de venganza irracional, sino como un grito de emancipación; la fuga de una irreductible isla de inocencia, un acto de estricta justicia; aquella que algunos hombres niegan a los de su propia especie.

 

Tablon -delibes

+ Miguel Delibes

 

 

 

¿Te ha gustado? Compártelo:

Comentario de los lectores:

  • Sugiero leer "Los santos inocentes" de Miguel Delibes
Publicidad

Anika entre libros
Actividad subvencionada por el Ministerio de Cultura
Ministerio de cultura

Esta web utiliza cookies para obtener datos estadísticos de la navegación de sus usuarios. Si continúas navegando consideramos que aceptas su uso. Más información X Cerrar