Anika entre libros

Sugiero leer "El otoño del patriarca" de Gabriel García Márquez

José Santos, 2002


El maestro incuestionable del lenguaje nos entrega en este libro soberbio, lindante con la perfección narrativa, a mi juicio la obra más perfecta de su vasto universo literario, aún por encima de su maravillosa "Cien años de soledad" y de cualquier otra de su fecunda producción.

Esta novela encarnada en la figura de un arquetipo del dictador latinoamericano, cuyo paralelismo con las obras de Augusto Roa Bastos ("Yo, el Supremo"), Ramón del Valle Inclán, ("Tirano Banderas"), Miguel Angel Asturias ("El señor presidente") o Mario Vargas Llosa con "La fiesta del chivo", es la representación de uno de los males crónicos de la América profunda, aunque a diferencia de las nombradas, "El otoño del patriarca" crece por sobre la propia historia hasta alcanzar las dimensión de las grandes obras universales, producto de la arquitectura de un lenguaje superior y casi sin precedentes, cuya técnica del relato también merece un párrafo especial. El uso de la primera persona, el monólogo del dictador se transforma en una multitud de relatores; se soslayan los diálogos y no existen los párrafos, y en el contexto unipersonal se incorporan una multiplicidad de puntos de vista que el escritor concilia mediante un festival de literatura irrepetible.

La obra es una extensa mirada retrospectiva sobre la vida y el marchitamiento del patriarca, y en ella surge de manera excluyente la figura del poder omnímodo, del dictador perenne e intemporal de un país no identificado pero que puede ser cualquiera de las malhadadas patrias del subcontinente americano, aflorando desde el futuro, regresando al pasado o extinguiéndose en el presente en una fusión de tiempos, en un ir y venir por su reino de pesadumbre, desolación y padecimientos en el que no sobrevive intacto ningún personaje. En "El otoño del patriarca" está la honda caracterización de un mundo atormentado por la presencia emblemática, alucinante, singularizada en la figura del déspota que exalta el horror de su dimensión mitológica y fantástica. Su delirio le lleva a extremos inconcebibles para toda comprensión terrenal. Puede presentar asado al horno, descuartizado y servido a la mesa de sus petrificados generales, al ministro de la defensa cubierto de medallas y primorosamente relleno de piñones y de hierbas aromáticas, como dinamitar en alta mar un barco repleto de niños cantores de la lotería que monopoliza, o bien vociferar órdenes inequívocas tales como: "... en un plazo máximo de cuarenta y ocho horas lo encuentran vivo y me lo traen, y si lo encuentran muerto me lo traen vivo, y si no lo encuentran me lo traen....".

Gabriel García Márquez, bendita concepción de la patria grande latinoamericana, deslumbra con su escritura y brilla como un camafeo entre los grandes escritores universales. Trepa con holgura por sobre tanta insubstancialidad y medianía editoriales más orientadas al negocio que a la cultura, y nos entrega sus libros escritos con la sangre de su intelecto y su visión de los profundos recovecos del alma humana; para nuestro deleite, para nuestra reconciliación con las letras, y para señalarnos que el incuestionable reconocimiento internacional que lo eleva a la cúspide del universo literario, no es una graciosa concesión de la Providencia.

 

Tablon -garciamarquez

+ Gabriel García Márquez

 

 

¿Te ha gustado? Compártelo:

Comentario de los lectores:

  • Sugiero leer "El otoño del patriarca" de Gabriel García Márquez
Publicidad

Anika entre libros
Actividad subvencionada por el Ministerio de Cultura
Ministerio de cultura

Esta web utiliza cookies para obtener datos estadísticos de la navegación de sus usuarios. Si continúas navegando consideramos que aceptas su uso. Más información X Cerrar