Anika entre libros

Sugiero leer "El extranjero" de Albert Camus

José Santos, 2001


Albert Camus, nacido un 7 de noviembre de 1913 en Mondovi, Argelia, fallecido en un accidente automovilístico en Villeblevin, el 4 de Enero de 1960, casi tres años después que le fuera concedido la más alta distinción para un escritor, el premio Nobel de Literatura, fue uno de los escritores más representativos de la segunda postguerra, un pensador exponente de la renovada acción de la inteligencia francesa, propulsora de denuncias, rebeldías y revoluciones. Criado en el seno de una familia extremadamente pobre, huérfano de padre - muerto en la primera guerra mundial- a los pocos meses de su nacimiento, queda al cuidado de su madre analfabeta y con problemas de discapacidad mental. De esta manera, Camus no tuvo posibilidades ni acceso a una educación más o menos formal hasta los diez años de edad, oportunidad en que consigue una beca que se otorgaba a los hijos de las víctimas de la guerra , lo que le permitió continuar sus estudios en el liceo y posteriormente en la universidad de Algiers.

Rápidamente se reveló como un pensador con una estricta adherencia a los principio morales del hombre, y fue durante la segunda guerra mundial la época en que escribió y publicó sus mejores obras literarias, entre ellas, en 1942 "El extranjero" quizás su obra capital y la más conocida de su importante producción. En este libro, Camus, expone su inimitable capacidad creadora, haciendo ingresar al lector a uno de los aspectos más anómalos del comportamiento del hombre; la falta de aptitud para rodearse y vincularse con sus semejantes, elemento esencial para su propia supervivencia. Meursault, personaje central de esta novela punzante, busca inconscientemente, afectos que le den significado a su vida, más su destino está trazado; es un ente huraño ligado a la nada y a la indiferencia de su propio ser, un hombre sin emociones que por esa carencia termina siendo condenado a muerte. Se le condena por no haber llorado ni demostrado dolor en los funerales de su madre. Se le condena por matar brutalmente a un hombre, infortunada y desconocida víctima de un ser humano atrapado por un bloqueo emocional que le impide comprender la magnitud de su acto criminal. Pero quien es este "extranjero" al que los jueces lo convertirán en un monstruo; que se sentirán espantados al no encontrar en él, ni un rastro de remordimiento después de haber asesinado de manera bestial. Este es Meursault, un verdadero laberinto que traspasa la barrera de los sentimientos y se yergue frente al tribunal como un extraviado insensible y desalmado. Más lo que los jueces no pueden entender, es que este Meursault se encuentra más allá de las cosas humanas. No puede comprender las cosas de los hombres pues él mismo no puede comprenderse como individuo; es aquel a quien la lluvia del mundo no puede mojar y se entrega frente a la justicia de ese tribunal sin comprender nada, porque en realidad el está allí y no está en ningún lugar que pueda contener su lejanía inaccesible.

Este "extranjero" es un muerto viviente, un personaje cuya pelea se encuentra muy lejos del campo de batalla al que ha ingresado, porque ciertamente, Meursault es una criatura sin interés por su propia existencia, un ser vacío, que no tiene con quien ni por quien luchar en la vida, y por ello, con absoluta indiferencia se somete al juicio, sin defensa alguna de su libertad. Solitario e insociable, sin embargo es tan patético su deseo de recibir algo de sus semejantes, que su pensamiento final define con una crudeza que nos llena de asombro y hasta de comprensión cuando anhela que "para que todo sea consumado, para que me sienta menos solo, me queda en esperar que el día de mi ejecución haya muchos espectadores que me reciban con gritos de odio".

Esta novela, que hoy podría resultar inquietante para la sociedad contemporánea, es una obra que habla de otra clase de libertad; la libertad que se transmuta en un aislamiento psíquico y un exilio interior que engendra la incapacidad de poner sentido a la existencia. Camus ha creado una obra de pesadilla, genial en la concepción del personaje, que sobrepasa largamente la estructura del argumento que lo trae a la vida. Libro relativamente breve, pero de intensidad incomparable, debe leerse con detenimiento para lograr explorar en lo interno de este "extranjero", cuyo análisis nos deja un profundo y contradictorio sentimiento de piedad, a la vez que nos entrega la llave de acceso más adecuada para debatir subyacentes peculiaridades de la condición humana.

 

Tablon -camus


+ Albert Camus

 

 

¿Te ha gustado? Compártelo:

Comentario de los lectores:

  • Sugiero leer "El extranjero" de Albert Camus
Publicidad

Anika entre libros
Actividad subvencionada por el Ministerio de Cultura
Ministerio de cultura

Esta web utiliza cookies para obtener datos estadísticos de la navegación de sus usuarios. Si continúas navegando consideramos que aceptas su uso. Más información X Cerrar