Anika entre libros

Solitario (y el cómic)

Ignacio Carcelén, marzo 2011

 

A finales de los 80 un vecino me introdujo en el mundo del cómic americano. Autores como Frank Miller, Alan Moore o Neil Gaiman, entre otros, estaban realizando sus mejores trabajos.

El grupo editorial Cinco tenía los derechos del universo DC en España. En la contraportada se publicaban cartas de los fans que leía como si se tratara de un todo. Alguien escribió un día una carta muy desoladora. Hablaba de que apenas tenía amigos ni salía de casa, y que soñaba con que empezara el mes para acudir el quiosco y comprar cómics y leerlos en casa. Firmó como "El solitario".

Aquella carta recibió muy pronto contestación. Por todas partes aparecieron "solitarios" que describían una situación muy parecida. La sección de cartas a la editorial pasó muy pronto a tener un único tema y la editorial tuvo que publicar un comunicado diciendo que comprendía la situación, pero que le habían dedicado demasiado tiempo e iban a interrumpirla.

Ni mi amigo ni yo les comprendíamos. Nosotros leíamos cómics, pero salíamos con chicas, nos emborrachábamos, jugábamos al fútbol, hacíamos todo lo corriente en unos chicos de nuestra edad.

Todas nuestras novias leyeron nuestros cómics. Y también les prestábamos libros y les hacíamos escuchar discos. Vivíamos con intensidad cada momento que se nos ofrecía, pero para los "solitarios" hubiera sido impensable, se enrocaban y querían morir defendido el castillo. Habría sido cualquier otra cosa, aunque para ellos fueron los cómics.

 

¿Te ha gustado? Compártelo:

Comentario de los lectores:

  • Solitario (y el cómic)
Publicidad

Anika entre libros
Actividad subvencionada por el Ministerio de Cultura
Ministerio de cultura

Esta web utiliza cookies para obtener datos estadísticos de la navegación de sus usuarios. Si continúas navegando consideramos que aceptas su uso. Más información X Cerrar