Anika entre libros

Radiografía de Demian

Claudio Alfonso Escobar Méndez, julio 2010

 

"Demian" es un relato profundo, místico, misterioso, a veces estremecedor, sobre la búsqueda del sentido de la vida. Por medio de una continua reflexión, mezcla de preguntas y repuestas, el autor capta y expone, como si mirara a través de un espejo mágico, lo más enigmático del alma juvenil, sus inquietudes más vitales, apostando por una espiritualidad consciente y creada con gran maestría para "despertar" el alma que se reconoce en su semejante.

Emil Sinclair, el protagonista, comienza su historia con una retrospectiva de su infancia. Con un análisis del mundo de su niñez, su familia y sus relaciones hecha con delicada precisión sicológica, penetra en el misterio de su ser a través un episodio inicial que decidirá en gran parte su destino: el descubrimiento de los dos mundos opuestos de las realidades interna y externa, su primera percepción del bien y del mal y, principalmente, su amistad con el extraordinario joven Max Demian, quien ayudará a Sinclair en el primer gran problema moral de su existencia.

Demian se convertirá en guía espiritual para Sinclair, revelándole un mundo nuevo de conocimiento y, a través de éste, un camino hacia la verdad. Según su inusual pensamiento, la concepción cristiana de Dios fragmenta la realidad, abarcando sólo un aspecto del mundo, el permitido, dejando fuera el aspecto oscuro tan real como necesario. El mundo es un entramado de realidades en apariencia opuestas e inconciliables que sólo un hombre de inteligencia clara y desprejuiciada puede descifrar. Pero esta luz de conocimiento tiene su precio. Lo que Demian ofrece a Sinclair es un viaje hacia el interior oculto de su propio ser para llegar hasta las cuestiones esenciales, cuestiones contra las cuales la razón se estrella peligrosamente contra lo establecido en siglos y aún milenios de tradición: la religión, el deber moral, la forma de asimilar el conocimiento y la difícil tarea de pensar por sí mismo e interpretar. Es el estigma de Caín que cada uno lleva en su frente: una alegoría de la rebelión de la mente y el espíritu contra las limitaciones impuestas a la imaginación y el pensamiento libre. La idea toma cuerpo en la remota divinidad gnóstica Abraxas, personificación de este mito de la divinidad dual.

Más adelante, un extraño organista de nombre Pistorius, que abandonó la carrera eclesiástica, instruye a Sinclair en las mismas ideas. Sin embargo, el camino que se presenta cada vez más claro ante él le impulsa a seguir su propio destino. Dejando de lado toda creencia e influencias externas, Sinclair se aboca a penetrar en sí mismo, tratando de descubrir hacia dónde le impulsa lo más íntimo de su ser. Desde una pintura creada para éste fin surgen desde su inconsciente visiones premonitorias que lo ligan íntimamente a su enigmático amigo Demian, a la madre de éste e incluso a todo el género humano. La sombra de la guerra oscurece el horizonte mientras las dudas rondan en su alma, llamándolo a reconocerse desde regiones oscuras y primitivas. Lo fundamental se hace cada vez más patente y al mismo tiempo parece más difícil de alcanzar: la libertad, el conocimiento de sí, el amor y la sexualidad, la soledad y la amistad, todo se funde y se mezcla, aparece y desaparece en un continuo desequilibrio desatado por la tormenta del paso desde la adolescencia a la madurez y a la conciencia en formación de un nuevo tipo de hombre. Sólo el reencuentro con el amigo y su madre, Eva, símbolo de la mujer primordial, podrán sacarlo de su peligroso ensimismamiento, que es un viaje confuso y desesperado en busca de sentido. Es el precio del conocimiento y de la libertad del alma de aquel que se atreve a ser dueño de su propio destino. De aquel que ya no desea seguir mintiéndose a sí mismo.

Hacia el final, en un último reencuentro fraternal, Sinclair y Demian se enfrentan juntos a la más abominable de las realidades humanas: la guerra. La conmovedora escena renueva de una vez y para siempre, más allá del tiempo, la complejidad de la amistad y la sutil línea que la separa del amor. Sólo la superación de los prejuicios, la fidelidad y la fe en el potencial de la raza humana hacen realmente digna (y comprensible) a esta gran obra maestra que, aún habiendo sido publicada hace más de noventa años, conserva intacta toda su magia al exponer problemas eternos inherentes a la naturaleza del ser humano de todos los tiempos.

 

Demian

¿Te ha gustado? Compártelo:

Comentario de los lectores:

  • Radiografía de Demian
Publicidad

Anika entre libros
Actividad subvencionada por el Ministerio de Cultura
Ministerio de cultura

Esta web utiliza cookies para obtener datos estadísticos de la navegación de sus usuarios. Si continúas navegando consideramos que aceptas su uso. Más información X Cerrar