Anika entre libros

¿Qué debemos esperar de la ciencia-ficción?

Ignacio Carcelén, julio 2010


Frente la opinión dominante no será el sol quien acabe con la vida en nuestro planeta. Otro elemento en nuestro cielo, el Lunaúnico que hemos visitado, representa un papel protagonista sobre La Tierra.

La Luna fue creada por la colisión de un meteorito sobre la superficie aún no asentada de la tierra. Los fragmentos salieron despedidos y la gravedad de la tierra los retuvo favoreciendo que en el futuro apareciera la vida sobre nuestro planeta.

La Luna mantiene una rotación estable de La Tierra, sin su presencia nuestro planeta daría vueltas sobre sí mismo incontroladamente. Ninguna zona podría llamarse ecuador o polo. La vida, en definitiva, hubiera sido imposible.

Pero la Luna se separa de nosotros. En los tiempos de Roma los habitantes la contemplaban aún más inmensa en el cielo. Y continuará alejándose, porque no tenemos suficiente atracción para retenerla. Y cuando lo haga, en cuestión de una semana, barrerá por completo nuestra civilización.

Para entonces nosotros ya no nos encontraremos aquí. Deberemos llevarnos nuestros conocimientos, cultura y religiones, y partir al espacio en busca de un nuevo hogar. Pero como raza no podemos resistir un viaje con nuestras limitaciones. En nuestro éxodo será necesario que modifiquemos nuestro ADN. Nuestro aspecto será distinto al que reconocemos en un espejo, adaptándonos a la vida en el espacio. Las razas habrán desaparecido. Tendremos robots en nuestra corriente sanguínea, implantes de chips bajo la piel; en definitiva, una transformación para la cual será necesaria desembarazarnos de toda superstición atávica y mirar el futuro con valentía y sin añoranza.

Habrá guerras, enfrentamientos, divisiones, muchos se negarán a subir a la nueva arca de Noé. El hombre conocerá, antes de su partida, conflictos inimaginables. Se repetirán todas las batallas antiguas y las de los nuevos temores.

No se puede seguir ignorando esta verdad. Disminuyendo la educación y poniendo trabas a los científicos, pues serán ellos quienes, con su trabajo, nos harán llegar a otra orilla donde comenzar a construir ese mundo que no hemos sabido crear en este.

Quizá será necesario este revulsivo, porque cuando una amenaza real y común nos aceche, la humanidad tiene que estar preparada para dar una respuesta unitaria y a la medida de una mente sin interrupciones.

¿Te ha gustado? Compártelo:

Comentario de los lectores:

  • ¿Qué debemos esperar de la ciencia-ficción?
Publicidad

Anika entre libros
Actividad subvencionada por el Ministerio de Cultura
Ministerio de cultura

Esta web utiliza cookies para obtener datos estadísticos de la navegación de sus usuarios. Si continúas navegando consideramos que aceptas su uso. Más información X Cerrar