Anika entre libros

Presentación del Premio Planeta 2010, "Riña de gatos" de Eduardo Mendoza y de la finalista Carmen Amoraga con "El tiempo mientras tanto", en Barcelona

Saray Schaetzler, noviembre 2010

 

Llego tarde , llego tarde...

Empiezo a parecerme al conejo de Alicia en el pais de las Maravillas. No es que sea una persona impuntual, sino todo lo contrario. Tengo como norma aparecer en los sitios o'clock, ni un minuto más, ni un minuto menos, una manía que adquirí tras vivir en Inglaterra. En fin, a otros les dió por poner moqueta incluso en la piscina.

La soleada mañana del lunes tuvo lugar el desayuno de prensa que ofreció la editorial Planeta, para presentar las obras galardonadas este año. El evento tuvo lugar nada menos que en el Hotel Casa Fuster, en la emblemática zona de Paseo de Gracia. Este hotel de estilo modernista presume de ser en la actualidad el único cinco estrellas Gran Lujo con el plus de categoría de Monumento que existe en España. Una curiosidad es que fue elegido como uno de los escenarios para el rodaje de la película "Vicky, Cristina, Barcelona".

Presentacionmendoza

Tenía ganas de conocer el edificio por dentro, ya que entre otros, su fama ha aumentado al incluir en su oferta el conocido Café Vienés Jazz Club, que es en donde el famoso director y actor Woody Allen actuó acompañando con su clarinete a los miembros de su banda, durante el rodaje de la película.

Nada más traspasar las inmensas puertas, uno percibe la exquisitez que confiere ese halo del lujo, y debo reconocer que es uno de los pocos hoteles de lujo que poseen carácter propio, además de resultar acogedor, algo que no es fácil de encontrar unido en este tipo de establecimientos, que en la mayoría de casos suelen resultar fríos e impersonales.

Primer piso a la derecha, y seguís todo recto cuando salgáis del ascensor, nos indica Alba Fité, la responsable de prensa de la editorial y en particular de los Premios Planeta. Coincido con otra chica en el ascensor, y mira por dónde, como somos de las primeras (¿no os dije que era puntual?) nos sentamos una al lado de la otra, frente a los asientos reservados para los dos premiados y reimos con un par de comentarios de esos tontos que hace uno cuando quiere romper el hielo.


Presentacionmendoza2Comienza el despliegue del ágape: croissants, ensaimadas... Y bocadillos de pan italiano, y otros con pan de molde, unos pastelitos apetitosos, y fuentes llenas de frutas multicolor, me siento como si estuviera en casa un domingo por la mañana. Lástima que apenas se ha aprovechado tanta comida, y empiezo a pensar en el derroche, en la crisis, y en mi estómago que en esos momentos solo admite agua y café. ¿Cómo podría correr de una punta a otra de Barcelona si no desayunara fuerte antes de salir de casa? Otra de mis manías.

Empiezan a aparecer unos cuantos fotógrafos-redactores, y vamos ocupando la mesa alargada, en la que resaltan los colores de los pequeños tarros de mermeladas, junto a los libros colocados a lo largo de la mesa, que contrastan con el tono formal de los manteles y la vajilla. Los hay que nada más llegar, y sin mediar palabra con nadie, utilizan una mano para dejar sus carpetas y cámaras-grabadoras sobre la mesa mientras que la otra mano ya está ocupada sosteniendo un bocata de pan italiano. Desayunan, haciendo honor al evento.

Pocos pasan de la treintena, y observo que no disfrutan de la despreocupación esa que suele otorgar la edad. Parecen ocupados en parecer ocupados.

Yo me digo contente, porque mi lengua suele ir a su aire, y me decido por la inmersión total en el ambiente, para pasar desapercibida. Allá donde fueres, haz lo que vieres. Les imito, pues, y finjo leer por tercera vez el dossier de prensa que nos han facilitado y aprovecho para repasar mis notas. Pero soy de las que no disimulan su aburrimiento y necesito utilizar mis sentidos, es lo que tiene la incontinencia verbal y visual. Así que rebusco dentro de los dos bolsos que suelo llevar (uno, para los varios, y el otro, para libros, carpetas, y hoy incluyo cámara y un teléfono con una buena grabadora, y después entenderéis lo de buena) para no encontrar nada. Todo está cambiado de sitio. Fijo que se me ha colado un gnomo en el bolso. Salvada por la campana.

Aparecen Eduardo Mendoza y Carmen Moraga. Se escuchan algunos hola y buenos días  sin mucha fuerza, lánguidos, Presentacionmendoza1mientras ellos se acomodan.


El pasado 15 de octubre, Eduardo Mendoza resultó ganador del Premio Planeta 2010, con su novela Riña de gatos, Madrid 1936, y Carmen Amoraga, como finalista, con una novela de sugerente título, El tiempo mientras tanto.

La presentación comienza con el comentario de Carmen Amoraga sobre El tiempo mientras tanto, que según sus propias palabras nos confiesa que le resultó más fácil escribir la novela que resumirla, destacando el trasfondo de esperanza que coexiste con la amargura de sus personajes, frustrados de una u otra manera con la realidad que les rodea. Sueños truncados, vidas irreconocibles, caminos equivocados, salpicados no obstante con pinceladas y sentido del humor. Lo más importante, recuerda, es transmitir la idea de que nada está escrito y ver el vaso medio lleno es posible cambiando nuestra actitud ante la vida, y no tanto las circunstancias que nos han llevado a ella.

Eduardo Mendoza resume su novela como una historia de intriga, que transcurre en los momentos inmediatos a la guerra civil, mientras parece que nadie se decide a dar el paso, con algún personaje conocido, como Primo de Rivera, Azaña - en uno de los capítulos aparece un discurso real suyo-,... Más tarde, durante la sesión de preguntas Eduardo Mendoza comentará que este personaje es el más moderno, y que su disertación está aún vigente.

Ya avanzada como está la gira de presentación, a Carmen Amoraga le causa extrañeza que no le hayan preguntado aún a Eduardo Mendoza por el papel de la mujer en la época en la que transcurre la novela, que considera primordial en su silencioso protagonismo y a Eduardo Mendoza le asombra que no les cuestionen, a él por su libro como novela y no sobre la Guerra Civil (y compruebo con orgullo que entre mis preguntas sí tengo cuestiones que entran en esta clasificación) o a Carmen Amoraga por la narrativa o la construcción de su novela, con saltos en el tiempo y frases que hacen de nexo de unión entre capítulos.


Presentacionmendoza3Se abre la sesión de preguntas.

Eduardo Mendoza confirma que se ha documentado bastante. Se ha leído las memorias de los principales protagonistas, así como sus diarios y la prensa de la época, pues insiste en que los pequeños detalles sobre el tiempo atmosférico de aquel día, o la temperatura le parecen importantes para introducirse en el ambiente de una fecha concreta.

Hace también hincapié en la figura de Javier Cercas como precursor de esta etapa que se abrió con obras basadas en la Guerra Civil española.

Solo hay una pregunta cuya respuesta maneja con mucho celo, tanto que él mismo reconoce que no lo dirá; el apellido del protagonista es alto secreto. Se ha creado una nueva leyenda urbana. Y claro, todos soñamos con averiguarlo.

Al finalizar las preguntas, y con la foto en la cámara, estampida casi general. Toca correr para asistir al siguiente evento, editar o cumplir con el artículo que acompañará a las imágenes.


Eduardo Mendoza concede unos minutos de entrevista particular con los medios que lo solicitan, y entretanto aprovecho para conocer a Carmen Moraga. Contente, me digo de nuevo. A la que huelo un Presentacionmendoza4interlocutor con materia prima a mi alrededor, la lengua va a su aire, y mi cabeza parece ir por otro lado. Temo que Carmen eche a correr, ya me mira como suplicando. Y me contengo.

Me llega el turno para entrevistar a Eduardo Mendoza. Contente, me digo, porque con él me resultará más difícil, pues además de ser uno de mis autores preferidos, desde que leí La ciudad de los prodigios, me impresiona la forma que tiene de hilvanar y construir sus respuestas, que cuando parece que ya se ha salido del tema, y empezará a hablar sobre algo que no tiene que ver con lo que se le ha preguntado, le da un giro a su discurso, sorprendente y contundente que demuestra sin duda esa gran capacidad para salir y entrar en el hilo principal de la cuestión. Se alarga en las contestaciones y se mete de lleno en el discurso.

Leer la entrevista y el final de esta presentación pulsando AQUÍ

 

 

 

¿Te ha gustado? Compártelo:

Comentario de los lectores:

  • Presentación del Premio Planeta 2010, "Riña de gatos" de Eduardo Mendoza y de la finalista Carmen Amoraga con "El tiempo mientras tanto", en Barcelona
Publicidad

Anika entre libros
Actividad subvencionada por el Ministerio de Cultura
Ministerio de cultura

Esta web utiliza cookies para obtener datos estadísticos de la navegación de sus usuarios. Si continúas navegando consideramos que aceptas su uso. Más información X Cerrar