Anika entre libros

Pasiones frustradas

Manel Haro, mayo 2006


Pasiones frustradas: Juan Marsé y el Premio Planeta 2005

Anonadado me quedé cuando escuché las declaraciones de Juan Marsé antes, durante y después del fallo del Premio Planeta 2005. Hay que tener mala leche para decir estas cosas y aguar la fiesta a una escritora y a un escritor que con su buena fe han presentado dos trabajos a un premio literario y una ha ganado y el otro ha sido finalista.

Juan -marsePUES NO SEÑOR, YA ERA HORA DE QUE ALGUIEN DIJERA LO QUE MUCHOS PIENSAN. El Premio Planeta es cada vez más nefasto en cuanto a calidad. La literatura actual se centra más en generar dinero a base de novelas absolutamente deplorables como El código da Vinci y en detrimento de las buenas novelas que se pierden en algún cajón por ser un escritor novel.

Juan Marsé ha dejado de formar parte de estas celebraciones más que previsibles que se centran en crear falsas emociones sobre quién va a ganar. Bien que ha hecho.

Cito sus palabras: "me gustaría añadir lo que ya dije una vez en relación con la literatura de ficción, tal y como hoy se nos vende, en tanto premios: que es una literatura que se asemeja cada vez más al mundo del prét-á-porter, y que el verdadero reto para un escritor actual no es entrar en ese mundo, sino ser capaz de rechazarlo".

¿En qué se está convirtiendo la literatura? Realmente salen pocas novelas buenas al año porque sólo se publica lo que vende mucho. Menos mal que todavía quedan editoriales que no tienen esta mentalidad tan aberrante, como Anagrama o incluso Tusquets.

La literatura es algo más que un maletín con cien millones de pesetas. No voy a decir que no hay ningún Premio Planeta que valga la pena, porque no es así, hay obras que son buenas y han sido galardonadas con este premio.

Juan Marsé no ha querido que se le haga partícipe de este mal gusto literario y así lo ha hecho saber a los lectores, editores, colegas… y en mitad de la gala de entrega. Claro que sí, que todo el mundo lo sepa y que los ganadores conozcan que él opina que las obras son malas. Ha demostrado una sinceridad sin escrúpulos y hay que aplaudirle. Al menos yo lo hago.

Porque el Premio Planeta no es sinónimo de calidad literaria. Por eso me postro ante las palabras de Marsé.

Yo también soy Juan Marsé…

Nota: Este artículo fue escrito a finales del 2005 pero los problemas con el ordenador no me permitieron publicarlo en su momento. Lamento las molestias.


+ Juan Marsé

 

 

¿Te ha gustado? Compártelo:

Comentario de los lectores:

  • Pasiones frustradas
Publicidad

Anika entre libros
Actividad subvencionada por el Ministerio de Cultura
Ministerio de cultura

Esta web utiliza cookies para obtener datos estadísticos de la navegación de sus usuarios. Si continúas navegando consideramos que aceptas su uso. Más información X Cerrar