Anika entre libros

Matar a Platón y celebrar la palabra


"Matar a Platón", de Chantal Maillard, es un libro sorprendente. Editado en Tusquets, en el 2004, incluye dos poemas extensos. Uno lleva el título de la obra seguido de otro, denominado "Escribir". En ambos, aunque distintos, Chantal Maillard plantea de modo descarnado y original los límites del lenguaje: la incapacidad y posibilidades de la escritura para un acercamiento a lo real. Una crítica al engaño de las palabras que cuentan los acontecimientos en la misma medida en que ocultan lo expresado en lo que acontece y nos hace señas y muecas. La sumisión de lo que ocurre a una lógica que pone orden mientras estrangula, conteniéndolo, todo lo que escapa a la mirada escrita. Pares de ojos que construyen textos y eligen tonos, escenarios, perspectivas. En un contexto de fuga hacia concepciones abstractas sustentadas en un pensamiento heredado que Chantal Maillard pretende "matar". De ahí el título del libro, "Matar a Platón", intento de recuperar el instante "abierto, atemporal, intenso, dilatado, sólido" donde en él "un gesto se hace eterno". El propósito de escribir de otra manera, "para no mentir/ para dejar de mentir con palabras abstractas/ para poder decir tan sólo lo que cuenta". Percibiendo, rondando y atrapando el instante para que hable, aunque toda escritura sea siempre en parte invención.

Después de leer a Chantal Maillard, queda el deseo de seguir reflexionando sobre la capacidad de convocatoria del lenguaje a la verdad. Pensar en voz alta ideas sugeridas por sus dos poemas y escribir un texto que podría decir así:

-Hay veces que dan ganas de rendir un homenaje a las palabras, dejándolas marchar. Concederles unas buenas vacaciones para que descansen. Renunciar, por consiguiente, a nombrar la realidad que nos circunda y a emitir juicios, imperativos, deseos, quejas. Nada de articular triunfos, traiciones y derrotas. Prescindir de toda oratoria y de cualquier escrito alegatorio. Dar de lado a las palabras y que se abracen solas en un sueño profundo. Después de zafarse de la cadena que ata unas a otras como eslabones de una gramática sospechosa. Libres, al menos durante un tiempo, de la sumisión a tanta lógica dirigida y avalada por un sinfín de jirones verbales: aunque, para, con y contra, pero, hacia y hasta, porque... Presuntas partículas de enlace de oraciones principales y subordinadas. En verdad, auténtico material justificativo de una unión arbitraria establecida por nosotros y siempre a nuestro servicio. En provecho del propio afán secuestrador de vocablos, de la terrible ambición de someterlos sin escrúpulos a innumerables relaciones forzadas. La mejor manera de subvertir su sentido, atravesado, asimismo, por la batalla entre los malditos pronombres personales. En exclusivo beneficio de la primera persona del singular y del plural. Una excusa, además, de los desalmados para perpetrar actuaciones inhumanas y para glorificar a posteriori su obra. En última instancia, también, una técnica sofisticada de exculpación, a través del lenguaje verbal, del horror y de la barbarie.

Hay veces que dan ganas, digo, de celebrar las palabras callando y concediéndoles un respiro. Permitir que reposen hasta reponerse y recuperar sus acepciones más sublimes. Contemplar, entonces, su vuelo alto de largas alas mientras conversan con las nubes. Perseguir con la mirada su descenso hasta verlas hospedarse entre las ramas y escuchar su canto sin remilgos. Único modo, quizá, de descubrir la lengua de los pájaros que hablan las palabras. Cuando no responden a designios supuestamente humanos e inescrutables. Propósitos emponzoñados que estremecen al mundo, necesitado, "a pesar de la derrota ya prevista", de escribirse para rebelarse. Motivo, tal vez, por el que, Chantal Maillard cierre su libro "Matar a Platón" diciendo:

"Escribo
para que el agua envenenada
pueda beberse".

Dolor, pero también desobediencia y cura.

 

Chantal -platon

+ Chantal Maillard

 

 

¿Te ha gustado? Compártelo:

Comentario de los lectores:

  • Matar a Platón y celebrar la palabra
Publicidad

Anika entre libros
Actividad subvencionada por el Ministerio de Cultura
Ministerio de cultura

Esta web utiliza cookies para obtener datos estadísticos de la navegación de sus usuarios. Si continúas navegando consideramos que aceptas su uso. Más información X Cerrar