Anika entre libros

Libros

Toti Martínez de Lezea, abril 2007 / Ilustración cedida por Luisa Guerrero



En la Edad Media los libros eran objetos raros y valiosos. Escritos o copiados a mano a la luz de las velas por monjes y monjas cuyos dedos acababan adquiriendo el color de las tintas vegetales y minerales utilizados para su escritura e Librosluisaguerreroiluminación. La invención de la imprenta fue un paso de gigante y permitió que las obras se editasen por centenas, se abaratase el precio y pudieran llegar a manos de estudiantes y lectores, más bien pocos porque la primera condición era saber leer, algo que no estaba al alcance de la mayoría de los mortales. La producción aumentó con el paso del tiempo hasta llegar a la actualidad en la que, al igual que tantas otras cosas, se ha desorbitado y la oferta supera con creces a la demanda.

El libro se ha convertido en una industria en la que trabajan muchas personas: editores, representantes, distribuidores, libreros, maquetadores, impresores, diseñadores, fotógrafos, dibujantes, publicistas. Las librerías no dan abasto a tanto material, es continuo el baile de ejemplares que son devueltos por falta de salida y miles de ejemplares se apilan en los almacenes de algunas empresas. Lástima de árboles sacrificados... Como ocurre en otros campos, las grandes editoriales buscan fichajes que vendan, autores conocidos o iconos mediáticos, mientras que las pequeñas capean el temporal como pueden. ¡Cuántos grandes escritores se habrán perdido en el camino!

Sin embargo, a pesar de las dificultades, continúa habiendo soñadores que emprenden la maravillosa aventura de escribir porque su pasión es contar. La Literatura es tal vez la más humilde de entre las artes creativas y la que menos cambios ha sufrido, aunque no hay tiempo en una vida para percibir toda la sabiduría, el conocimiento, el genio e ingenio, la imaginación, las denuncias, las fantasías, creencias, esperanzas y pesares de los seres humanos volcados en negro sobre blanco. El libro, además de un objeto valioso, es un verdadero placer para quien lo disfruta, autor o lector. Y crea adicción.

Toti Martínez de Lezea, Mugalari, Gara - Enero 2005



¿Te ha gustado? Compártelo:

Comentario de los lectores:

  • Libros
Publicidad

Anika entre libros
Actividad subvencionada por el Ministerio de Cultura
Ministerio de cultura

Esta web utiliza cookies para obtener datos estadísticos de la navegación de sus usuarios. Si continúas navegando consideramos que aceptas su uso. Más información X Cerrar