Anika entre libros

Libros condenados a morir

Manel Haro, mayo 2004


¿No han buscado ustedes alguna vez un libro con especial deseo y le han dicho en las librerías: "está descatalogado"? Yo he sufrido esa enfermedad que produce el afán de dinero de las editoriales.

Actualmente es muy difícil encontrar libros que fueron publicados hace pocos o muchos años en España. Las editoriales descatalogan rápidamente los ejemplares que no dan el dinero esperado y no les importa lo más mínimo la relevancia cultural que tengan. En cuanto a algunos libros que yo he buscado con especial ímpetu están, por ejemplo, "El Ingenioso hidalgo don Quijote de la Mancha" de Alonso Fernández de Avellaneda, más conocido como el Quijote apócrifo. Esta obra que fue tan determinante para que Cervantes escribiese la segunda parte de su Quijote hasta hace pocos meses era imposible de encontrarlos en librerías: la editorial Castalia (que era la única que lo editaba) decidió que no lo vendía más. Actualmente hay una editorial que lo ha sacado al mercado de nuevo (afortunadamente).

Otros clásicos españoles que sufren esta enfermedad del olvido editorial son las comedias de Leandro Fernández de Moratín. Si buscan "El sí de las niñas" o "La comedia nueva", la encontrarán sin problemas (ya que son editadas hasta la saciedad); sin embargo, no intenten comprar "La mojigata", "El viejo y la niña" o "El barón". Efectivamente, descatalogados.

De todos modos, no piensen que sólo descatalogan obras españolas. Hace pocos años busqué "Homo Faber" de Max Frisch y me fue imposible encontrar (poco después apareció una edición de quiosco).

Una obra de teatro que también quise tener fue "Un tranvía llamado deseo" de Tennessee Williams. Tuve que esperar unos años para que una editorial decidiese que esa obra merecía estar en los estantes de una librería.

No voy a mencionar, obviamente, los estudios literarios o de otras disciplinas que duran tan poco en ventas. Pero, ¿se imaginan que las editoriales dijesen que las obras de Cervantes ya no hay que editarlas, o las de Shakespeare, o las de Homero…? Perderíamos (como estamos perdiendo) un sinfín de obras importantes.

Estamos comprobando que la literatura cada vez está cayendo más en el pozo oscuro de lo comercial, en detrimento de lo cultural. No quiero quejarme de esos escritores mediáticos que son éxitos de ventas, porque, a fin de cuentas, hacen llegar la "literatura" a todos los públicos; pero sí que me quejo amargamente de que se publiquen memorias absurdas u otros libros de alguna ridícula cantante o actriz que por frustración personal y por regodeo de la prensa rosa, caigan en el error de la publicación de un libro. ¿Por qué no dirigen ese presupuesto a editar obras importantes o de interés verdaderamente nacional?

No puedo extraer una conclusión fácil de todo esto, ya que el mundo editorial (comercial) es realmente complicado. Porque sino, a ver por qué motivo una editorial manda a la guillotina los libros que no vende en lugar de donarlos a obras benéficas o bibliotecas públicas…

Les recomiendo que si alguna vez buscan un libro y les dicen: "está descatalogado", no se desanimen. Hay unas librerías anticuarias que tienen libros imposibles y que seguramente (por difícil que parezca), entre los tomos de esos estantes de las galerías de condenados a muerte (como diría Vázquez Montalbán), reposará el libro que busca.

 

 

¿Te ha gustado? Compártelo:

Comentario de los lectores:

  • Libros condenados a morir
Publicidad

Anika entre libros
Actividad subvencionada por el Ministerio de Cultura
Ministerio de cultura

Esta web utiliza cookies para obtener datos estadísticos de la navegación de sus usuarios. Si continúas navegando consideramos que aceptas su uso. Más información X Cerrar