Anika entre libros

Las nueve ventanas de Jeanne Bardèot, reflexiones de su autora

Claudia Bürk, junio 2011

 

Las nueve ventanas de Jeanne Bardèot, reflexiones de su autora. 

La realidad ha sido y está siendo cruda y dolorosa para Jeanne Bardèot, la protagonista de mi novela en "Las nueve ventanas de Jeanne Bardèot". Debido a esas circunstancias, su imaginación la salva del caos, invitándola a una dádiva más que extraordinaria. El principio de la novela, está ambientado en la psique de su protagonista. Trato de familiarizar al lector con el alma de Jeanne, para así llegar a empatizar con ella íntimamente. Esto, (pese a llevarme unas cien páginas del libro y pudiendo resultar lento) fue necesario e intencionado para ir luego incrementando la tensión y el suspense (trescientas páginas más), que no se pueden sentir con total intensidad sin conocer el interior de Jeanne previamente.

Definiría a mi libro como un maridaje entre la novela "El largo camino a casa" y la película "El laberinto del fauno". También tiene, en cierto modo, matices comunes con "El retrato de Dorian Grey".

El lector no sabrá distinguir si la fantasía se vuelve realidad o viceversa. Eso no quiero dejarlo claro hasta el final del libro y aun así habrá que estar muy atentos a las palabras en el desenlace, porque esconden lo relevante poco antes de concluir.

Es una novela de inicio calmo, como acabo de mencionar, para ir gradualmente en aumento su suspense, acelerándose la tensión para Nueventanasentrar como un torbellino en un desenlace que puede llegar a sorprender. El libro está ambientado en una literatura clásica, poética y decimonónica, que define mi estilo como escritora. En él hallaremos la enérgica presencia de elementos fantásticos, psicológicos y filosóficos, que se contraponen en cierta manera con la terrible y dramática realidad vivida por la protagonista.

No es una novela religiosa, tampoco es relevante el tema angélico. Sólo es un reflejo en el espejo de su contenido. Lo realmente relevante es el mensaje que trato de dar: la imaginación puede ayudar a curar heridas que parecen imposibles de sanar. La novela trata de defender a aquellos que se evaden en las quimeras. La fantasía queda positivamente realzada. El libro es un elogio a la ensoñación.

El lector tendrá la sensación de hallarse en el particular universo de Jeanne, acongojarse con ella y emocionarse con sus emociones.

Dijo Gilbert Keith Chesterton una vez que una buena novela nos dice la verdad sobre su protagonista; pero una mala nos dice la verdad sobre su autor. Que cada uno de los lectores juzgue cuál de estas opciones pudiera corresponderle a mi libro.

El epílogo es como una montaña rusa, un final se precipita hacia otro y durante las últimas dos páginas cuando todo parece acabar como lo anuncio, todo vuelve a girar hacia un suceso inesperado que resuelve la trama en una sola página de un modo sorprendente que dejará boquiabiertos a los lectores.

Por último, añadiría que desprejuiciadamente escribí esta novela tal cual me lo dictó corazón. Es un libro sorpresivo, inesperado, como mínimo con más originalidad de lo que el lector pueda esperar de una novela. Es hondo y puede llegar a cambiar la visión que tengamos de las cosas y del mundo. Es una novela sutil, repleta de secretos que pueden ser descubiertos por los lectores hábiles, que se arriesga a si misma hasta las últimas consecuencias.

 

ver + Claudia Bürk

 

¿Te ha gustado? Compártelo:

Comentario de los lectores:

  • Las nueve ventanas de Jeanne Bardèot, reflexiones de su autora
Publicidad

Anika entre libros
Actividad subvencionada por el Ministerio de Cultura
Ministerio de cultura

Esta web utiliza cookies para obtener datos estadísticos de la navegación de sus usuarios. Si continúas navegando consideramos que aceptas su uso. Más información X Cerrar