Anika entre libros

La corte de los milagros

Jaume Cordelier, mayo 2005


España parece cada vez más una especie de Corte de los Milagros. Y si no es así ya me dirán ustedes, amables lectores de esta web, cómo interpretar la gran cantidad de libros que salen, poco menos que al cabo de cada semana, en cuanto se produce un acontecimiento importante. La verdad es que esto sólo se puede deber a un milagro.

En mi último comentario les hablé de los problemas de mi amigo cura de una parroquia de Valencia (capital). Omití en ese escrito el nombre involuntariamente y ahora diré que Francisco (Paco), que así se llama, sigue sin encontrar el dichoso libro "Mi vida" escrito por el cardenal Ratzinger. Todo intento ha sido inútil.

Conozco a Paco desde hace muchos años. Fuimos compañeros en el equipo de fútbol de los "veraneantes" y en las correrías agosteñas en la sierra de Madrid, ya que, por entonces los dos vivíamos en esa comunidad y pasábamos las merecidas vacaciones del verano en un pueblo serrano.

Cuando me comunicó su intención estudiar en un seminario me dejó de piedra y dudé de su vocación, pero siguió adelante con su carrera y hoy es un cura querido de sus feligreses. Yo seguí la mía, con mis estudios de Historia y creo que soy querido por mis alumnos. ¿Quién nos diría que años después el destino no llevaría a ambos a su querida Comunidad natal y para mí adoptiva?

Ahora nos hemos reencontrado y compartimos nuestra afición por los libros, la buena música, el Levante CF y la cerveza fría. También nos separan algunas cosas pero de esas casi nunca hablamos.

En fin, perdónenme los lectores esta alusión a nuestra adolescencia y madurez pero a veces los recuerdos nos vienen a la memoria sin que podamos evitarlo.

El caso es que Paco está en busca del libro en cuestión, y no se da por vencido. Yo le he dicho que, temporalmente, desista y se conforme con lo que aparece en las librerías que está al alcance de cualquiera y además es de gran actualidad editorial. Pero no hay forma de convencerlo, dice que hay mucho oportunista.

Cuando este artículo salga a la luz habrá pasado poco más de un mes desde que el Cardenal Ratzinger pasó a ser Benedicto XVI. Pues bien, ya se han publicado, que yo sepa, dos libros en los que, sendos periodistas, nos cuentan con toda clase de detalles cómo fue el Cónclave, por qué ganó Ratzinger, una buena parte de lo que piensa el nuevo Papa y casi seguro que marca de cepillo de dientes usa cada noche.

Una de esas maravillosas obras se debe a las manos y a la mente preclara de ese hombre acumulador de récord que se llama Alfredo Urdaci; ese mismo que consiguió, cuando era responsable de informativos, que la TV publica fuera condenada por los Tribunales por dar información sesgada sobre una huelga general.

Lo más curioso del caso es que no hace mucho escribió otro libro también sobre el mismo tema del Cónclave. ¡Qué insistencia! Ahora nos cuenta todos y cada uno de los entresijos de la elección del cardenal alemán.

Le pregunté a Paco si era posible que, o bien Urdaci tuviera algún cardenal espía dentro de la Capilla Sixtina o que estuviera también él mismo inspirado por el Espíritu Santo. Lo segundo lo ha descartado absolutamente y, en cuanto a lo primero, se limitó a soltar una carcajada estruendosa en mitad del bar donde solemos vernos y llamarme irreverente. Pero lo cierto es que no contestó.

El segundo libro es el de Jesús Bastante, que ya fue protagonista de una entrevista en esta web. Hay que ver lo que saben estos periodistas modernos. Lo mismo escriben de los curas de ETA y se quedan tan tranquilos, que de la elección del Papa y parece que lo saben todo. No me extraña que en el diario ABC, donde trabaja, le tengan por un especialista de tomo y lomo. No es para menos pensar así de un chaval que en menos de un mes es capaz de escribir sobre una cuestión que parece tan compleja y secreta.

El caso es que mosén Paco me decía con cierta amargura, que él muchas semanas se las ve y se las desea para escribir una pequeña homilía que interese a una iglesia que está medio vacía, mientras que otros se lucran en un mes a costa del Vaticano. No le sirvió de consuelo saber que yo también las paso canutas cada vez que Anika me pide que escriba algo que sea medianamente interesante y eso que nunca me pone fecha. Será posible que el Espíritu Santo no se acuerde ni de Paco ni de mí.



¿Te ha gustado? Compártelo:

Comentario de los lectores:

  • La corte de los milagros
Publicidad

Anika entre libros
Actividad subvencionada por el Ministerio de Cultura
Ministerio de cultura

Esta web utiliza cookies para obtener datos estadísticos de la navegación de sus usuarios. Si continúas navegando consideramos que aceptas su uso. Más información X Cerrar