Anika entre libros

Harry Potter vs. Harold Bloom (Carta en defensa de Harry Potter)

Manel Haro, julio 2004


No hace demasiado tiempo en la revista literaria Qué leer aparecía una pequeña declaración del gran crítico y teórico literario Harold Bloom: "Harry Potter no conduce a los niños hacia la lectura. Tan sólo los lleva a pasar una página tras otra, sus mentes abotargadas por la sucesión de clichés."

Para quién no conozca a este crítico (¿y erudito?), diremos que es el que se ha dedicado a estudiar a Shakespeare, entre otros, y ha publicado obras importantes de crítica literaria.

Es sabida la poca gracia que le hace a Harold Bloom la saga Harry Potter. Lo cierto es que no sé si es envidia lo que mueve a este gran literato a criticar los libros de Rowling. La verdad es que estoy tan a favor de Harry Potter que siento necesario escribir este artículo para quejarme de las palabras de Harold Bloom y defender al mismo tiempo estos libros.

Nunca antes de Harry Potter había visto tantos niños leyendo el mismo libro en el metro, en el autobús, en el parque… Recordemos que algunos de los libros son grandes tomos; a pesar de eso, los niños se atreven a inmiscuirse en esta lectura. No sólo consumen sus páginas sino que, además, están deseando que salga un nuevo número para continuar leyendo. ¿No es esto magnífico?

¿Qué le molesta a Harold Bloom? Cuánta gente hay que diga que es preocupante que los niños vean demasiado la televisión, juegen demasiado a la videoconsola… ¿Qué pretende Harold, que empiecen a leer a Kafka, Voltaire, Shakespeare… con tan temprana edad? ¡No sea usted ridículo, Harold!

Yo creo que es excelente que tantos niños en el mundo lean la misma novela y sueñen con ser Harry Potter. Creo preferible que los más pequeños sueñen con ser Harry Potter antes que querer ser cualquier asesino de un videojuego, o algún personaje del mundo rosa que tan de moda está… Un nutrido grupo de escritores aplauden el fenómeno de la harrypottermanía, e incluso confiesan sentirse partícipes.

Capítulo aparte es decir que los adultos también leen a Harry Potter y disfrutan con él (recordemos que su autora recibió el año pasado el Premio Príncipe de Asturias de la Concordia por unir a tantas generaciones y países en la lectura de un libro). Es inútil que me extienda demasiado en dar explicaciones de por qué es positiva la lectura de Harry Potter, pues cualquier lector que haya leído alguno de los libros sabrá a lo que me refiero.

Debo decir, para concluir con este tema, que los niños, si no leyesen a Harry Potter, leerían esas insulsas novelas infantiles o juveniles que corren por ahí (que sí son ridículas) o sencillamente no leerían nada. Yo empecé leyendo la serie de Pesadillas de R. L. Stine y me gustó tanto, que me adentré en la lectura adulta gracias a las primeras lecturas infantiles de Pesadillas.

Piense, excelente señor Bloom, que Harry Potter puede ser un pilar importante para la formación de los niños; después de la obra de Rowling, pueden pasar a su amado Shakespeare (o Voltaire, Kafka, Tolstoi…). Tiempo al tiempo. Por algo se empieza, y mejor que sea con una novela fantástica antes que con un videojuego de violencia.

Por cierto, ¿sabían que los libros de Harry Potter se vendieron más que los dedicados a los atentados del 11-S y otras guerras y ataques terroristas? Déjenos soñar, señor Bloom.

Y gracias por hacernos caer en la cuenta de que sus teorías no son tan acertadas como pensábamos.


¿Te ha gustado? Compártelo:

Comentario de los lectores:

  • Harry Potter vs. Harold Bloom (Carta en defensa de Harry Potter)
Publicidad

Anika entre libros
Actividad subvencionada por el Ministerio de Cultura
Ministerio de cultura

Esta web utiliza cookies para obtener datos estadísticos de la navegación de sus usuarios. Si continúas navegando consideramos que aceptas su uso. Más información X Cerrar