Anika entre libros

En la ciudad

Ignacio Carcelén, septiembre 2011

Desde que vine a Valencia habíamos querido vernos. Nos conocimos unos meses antes, en las terrazas de La Eliana. Su hermana me dio su teléfono y la llamé una tarde, tan locuaz como es ella, tuve que interrumpirla, porque no se daba cuenta de que no tenía dinero.

Las siguientes veces hablamos por la red, y el lunes bajó a verme. Quedamos en los Viveros, frente al paseo de Antonio Machado. Ella venía de la estación y nos sentamos en un banco hasta que se recobró del calor. En aquellas horas no había mucha gente, un grupo de personas estaba delante, con pelucas, vestidos y filmaban con una cámara. 

Después de que ella se recuperara fuimos a la terraza de "L'alquería", pedimos algo fresco. Los dos recordábamos el parque y hablamos de nuestras experiencias, tras pagar las copas fuimos a ver los cisnes, ellos se acercaron, pero no teníamos el pan que esperaban. Luego fuimos a la parte recogida, junto a una de las entradas, le dije que antes solía venir aquí a fumar, no nos habíamos sentado cuando un joven nos pidió un cigarrillo para un porro. Al poco llegó una señora que cuidaba de unos niños, alzó a la niña y la metió en la fuente. Cuando su hermano llegó corriendo, quiso imitarla, pero la mujer no le dejó.

Mi amiga y yo hablamos, recorrimos los Viveros y fuimos a los caminos de rosas, pero estaban secas. Dimos la vuelta por entre las mesas y llegamos a los columpios y la pista de patinaje, bueno, ella lo recordaba como una pista de patinaje.

Salimos del parque porque yo quería ver los jardines de Monforte, pero los encontramos en obras, nos dedicamos a pasear por los alrededores y contemplar las enormes y preciosas casas. En nuestra conversación salían todos los temas, pero acabamos hablando de libros y películas. Ella se admiraba de que yo supiera tanto sobre cine francés, me contó su experiencia cuando maquilló a Depardieu y Delon.

Tomamos una última copa en un bar, junto a unos hombres y mujeres que no apartaban la vista de nosotros y para los que nuestra conversación les hacía sentir inútiles. Fueron cinco horas maravillosas y ella estuvo a punto de perder el tren porque no miramos el reloj.

Fue lo más parecido a una cita en años, aún nos queda mucho que hablar y conocernos, a parte de todo del arte que llevamos dentro y que nos une.

 

¿Te ha gustado? Compártelo:

Comentario de los lectores:

  • En la ciudad
Publicidad

Anika entre libros
Actividad subvencionada por el Ministerio de Cultura
Ministerio de cultura

Esta web utiliza cookies para obtener datos estadísticos de la navegación de sus usuarios. Si continúas navegando consideramos que aceptas su uso. Más información X Cerrar