Anika entre libros

Ella y Rimbaud

Ignacio Carcelén, julio 2010

 

En verano nunca dormía bien. Tumbado en el jergón, sintiéndose prisionero de las tradiciones que le rodeaban, de aquel pueblo atrasado y nunca próspero. Su corazón tanteó con sus manos blancas la oscuridad y contempló cómo se trasfiguraba el paisaje.

"Puedo hacerlo", se dijo.

Se calzó sus botas y salió de casa, por el campo, en el aire seco y cruzado por acentos. Recorrió el paseo bajo los tilos y se detuvo a junto a uno de ellos. En aquel en el que se habían dado su primer beso. El invierno quedaba lejos, pero sentía la promesa regresar con violencia. La encontraría dormida. A ella no le importaba el calor. Pero le preocupaban sus padres. Llamó con cuidado a la ventana y se asomó como una sombra. Ella le abrió. Sintiéndose culpable y odiándole.

- ¿Qué haces aquí?

- Voy a irme -le dijo.

- ¿Adónde, Arthur? No tienes nada.

- Tengo amigos en París.

- No sabes lo que dices. Aún eres un niño...

- El mundo está cambiado. Robaré si es necesario.

- No lo comprendes, ¿verdad? -dijo la chica de los ojos violeta-. No es necesario que te marches.

Ella existió, Rimbaud se enamoró de ella y le escribió poemas. El marco es en el que se movieron. Y al final de su vida, en el lecho de muerte, Rimbaud aún la recordaría.

 

 

¿Te ha gustado? Compártelo:

Comentario de los lectores:

  • Ella y Rimbaud
Publicidad

Anika entre libros
Actividad subvencionada por el Ministerio de Cultura
Ministerio de cultura

Esta web utiliza cookies para obtener datos estadísticos de la navegación de sus usuarios. Si continúas navegando consideramos que aceptas su uso. Más información X Cerrar