Anika entre libros

"El síndrome de Albatros" y "Las fuerzas del Nilo", obras de Gonzalo Suárez comentadas por Juan José Millás

Soledad Gallardo, octubre 2011

 

"El síndrome de Albatros" y "Las fuentes del Nilo", obras de Gonzalo Suárez comentadas por Juan José Millás 


A la pareja formada por Gonzalo Suárez y Juan José Millás le arropaba un ambiente cálido y entrañable - todos parecían parientes, amigos o leales compañeros de trabajo- en uno de los salones del Círculo de Bellas Artes de Madrid, el pasado 27 de septiembre.

Sin embargo el preámbulo a la charla que mantendrían los dos amigos literatos se dilató en el tiempo para una observadora; a mí alrededor el "¡cuánto tiempo!" y el "¡qué bien te veo!" se repetían en cantinela mientras que las torres de libros expuestos para su venta permanecían tan expectantes como yo.

 

Millassuarez

 

Una vez que por fin comenzaron a sonar las palabras de agradecimiento y elogios a toda la obra de Gonzalo Suárez, desde que la novela "Trece veces trece" cautivó a Millás, el público quedó atrapado en ese "mundo subatómico" particular de Suárez, capaz de marcar toda la obra o su vida como un maestro del pensamiento paradójico.

Los términos utilizados por Juan José Millás para describir a un amigo "de los de toda la vida", podrían parecer hasta ásperos fuera del contexto de aquel salón, pero no llegaron a causar esa impresión. El hablar pausado, el tono apacible, lejos de aburrir invitó a la concurrencia a pensar, a divagar también y viajar por los recuerdos y sentimientos con los que convivimos impregnados en la piel. A veces son hechos insólitos los que transportamos a otros momentos existenciales, en ocasiones son delirios que dejan de serlo para vestirse de realidad y por si fueran pocas las variables del azar sobre tantos condicionantes en nuestras vivencias, también generan hilos sobre más hilos de pensamientos complejos.

"Las fuentes del Nilo" recogen una selección de cuentos y "El síndrome de Albatros" es una novela, ambas obras editadas al mismo tiempo por Seix Barral y Alfaguara. Parecen tener muchos rasgos comunes y muestran una radicalización en las posturas de Suárez. Según también valoraciones de Millás, en ambas creaciones es como si la realidad se observara en un espejo y arrojara un mensaje contrario.

También entre los dos amigos comentaron recursos literarios presentes en las obras como los extraídos de la novela negra; hablaron largo y tendido sobre la similitud de todas las historias como si conformaran un vodevil, donde el escritor resulta ser un farsante que entra y sale por las distintas puertas pero siempre queda una al fondo cerrada a cal y canto cargada de misterio.

El verdadero protagonista, Gonzalo Suárez, también disertó sobre sus recuerdos como niño de la postguerra, los juegos y escondrijos que marcaron su infancia entre las paredes de su casa o más bien del pasillo. Después pasó a las anécdotas de su juventud, de la etapa en la que se dedicaba a observar estrategias en equipos de fútbol y que como afición no ha abandonado.

Una grata sorpresa supuso la lectura de uno de los cuentos de "Las fuentes del Nilo" por parte de Carmelo Gómez, uno de los actores también preferidos por Suárez como director de cine. Esa gran voz encandiló a la concurrencia ya del todo arremolinada en los sillones. Recibió también un largo aplauso.

 

Millassuarezcarmelo

 

El final de la doble presentación culminó con más aplausos y despedidas cariñosas, pero la anécdota -para mí- de la noche, había ocurrido antes. Mientras sopesaba la posibilidad de marcharme para más tarde volver apareció Eva Hache, una persona simpática donde las haya. No es por menospreciar a los literatos, por supuesto que no, sigo con fervor los artículos periodísticos de Juan José Millás y siempre me ha parecido muy peculiar el trabajo de Suárez como director de cine. Pero Eva Hache es una de las personas a quien más admiro por su ingenio y espontaneidad desde que irrumpió en televisión; el hecho esa tarde de saludarla demuestra que aunque a veces nos sintamos como seres desubicados o meros bultos, una sorpresa puede rompernos el hastío y alegrar no sólo el día sino los sucesivos como hoy que presumo de haberla podido saludar. Que sí, que una foto con Eva Hache te obliga a sonreír mientras que juntos Juan José Millás y Suárez te invitan a filosofar pero en otra onda, diríamos que bastante más seria.

 

fotografias


 
Soledad Gallardo y Juan José Millás

Millassole


 
Soledad Gallardo y Eva Hache

 Soleevahache

 

ver + Juan José Millás

 

¿Te ha gustado? Compártelo:

Comentario de los lectores:

  • "El síndrome de Albatros" y "Las fuerzas del Nilo", obras de Gonzalo Suárez comentadas por Juan José Millás
Publicidad

Anika entre libros
Actividad subvencionada por el Ministerio de Cultura
Ministerio de cultura

Esta web utiliza cookies para obtener datos estadísticos de la navegación de sus usuarios. Si continúas navegando consideramos que aceptas su uso. Más información X Cerrar