Anika entre libros

El otro Rodin: Camille Claudel


No debe haber manicomio más anónimo y espantoso que el universo encerrando a un ser humano para sumergirlo en sucias oscuridades profundas. Porque robar la luz propia a alguien es condenarle definitivamente a la expulsión de sí mismo.

La Historia está llena de vidas de mujeres creadoras y creativas, arrancadas de sus epicentros, arrojadas al abismo de lo invisible. Son mujeres con alma extraordinaria, forzadas por las circunstancias a entrar en el infierno dantesco dejando previamente fuera toda expectativa.

Es el caso de la escultora Camille Claudel, quien, a pesar de la calidad de su obra, fue antes conocida por ser la amante de su maestro, el célebre escultor francés Auguste Rodin, y por su condición de hermana de un poeta.

Camille Claudel jugó ya en su infancia con el barro, esculpió a las personas que la rodeaban, impresionó con su talento a importantes escultores prominentes de la época.

Colaboradora tenaz de la producción artística de Rodin, mantuvo con él durante quince años una relación pasional tormentosa. Se puede afirmar hoy que fue la autora de algunas de las piezas más significativas del escultor.

Si bien los años compartidos con ella fueron para Rodin los más fructíferos de su vida, a Claudel la condenaron a un silencio despiadado, insufrible: no se le permitió llevar a cabo su carrera de forma independiente a la de su amante.

Quiso ser, finalmente, ella misma, rompiendo su relación amorosa. Pese a las dificultades, intentó exponer sola su obra. No lo soportó su alma de artista aplastada, rota. Ensimismada, absorta, se hundió en la soledad, en la miseria, en el alcohol. Acabó destruyendo cada escultura que terminaba para que Rodin no pudiera apoderarse de ella.

Pasó sus últimos 30 años de existencia internada en psiquiátricos tomándosele por loca. Loca, "por haber tratado de ser Camille y mujer, Camille y artista, Camille y amante y libre." Son palabras suyas extraídas de una carta a su hermano desde el infierno con barrotes donde incluso los sueños se ponen tristes.

Deleitar hoy la obra de Rodin es hacerle el hueco merecido a Claudel sin cuya existencia Rodin habría sido probablemente otro.


Rodin -claudel

¿Te ha gustado? Compártelo:

Comentario de los lectores:

  • El otro Rodin: Camille Claudel
Publicidad

Anika entre libros
Actividad subvencionada por el Ministerio de Cultura
Ministerio de cultura

Esta web utiliza cookies para obtener datos estadísticos de la navegación de sus usuarios. Si continúas navegando consideramos que aceptas su uso. Más información X Cerrar