Anika entre libros

El canon de la SGAE: una mirada desde el otro lado

Fernando Lalana, enero-febrero 2008


Nota de Anika: como los dos en esta página firmantes (Fernando Lanana y yo misma) muchos de vosotros también habréis recibido posiblemente el e-mail que corre de lista en lista en contra del canon de la SGAE. En una de esas listas estábamos incluídos el escritor Fernando Lalana y yo, y el escritor decidió contestar al correo. Visto que lo que él contaba era "el canon de la SGAE desde otro punto de vista", aquel que normalmente no escuchábamos, me pareció interesante publicarlo, y con el permiso de Fernando Lalana, aquí tenéis su escrito convertido en artículo para la sección de ArtiLiteratura:

 


El canon de la SGAE: una mirada desde el otro lado.

Lo primero que debe hacer un profesor es poner buenos ejemplos a sus alumnos:

El arquitecto ya cobró sus honorarios cuando diseñó el edificio. Y los profesores cobran su sueldo todos los meses. Sin embargo, los creadores solo cobran por su trabajo cuando alguien lo disfruta y paga por ello. Un escritor puede dedicar un año de su vida a escribir una novela. Si nadie la compra, no verá un euro. Lo mismo vale para un compositor de canciones y el resto de la creación artística.

Si comes en un restaurante no se te ocurre marcharte sin pagar. Nadie piensa que un fontanero debe arreglarle un grifo gratis. Sin embargo, desde hace unos años, todo el mundo considera normal disfrutar del trabajo de los creadores completamente gratis bajándose sus obras de Internet. Por lo visto, es la única actividad humana que debe realizarse gratis para la sociedad. Y si un compositor pretende cobrar por la difusión de sus canciones (como ha ocurrido toda la vida), es un delincuente.

Siempre se pone el ejemplo de Ana Belén, Sabina y Fernando Arbex. Pero la inmensa mayoría de los creadores artísticos no son millonarios sino que las pasan canutas. Pero si definitivamente a los artistas se les niega la posibilidad de hacer rentable su profesión... ¿quién escribirá canciones, libros, teatro o producirá películas de cine? ¿Lo harás tú, profesor?

¡Estoy deseando ver lo bueno que eres!

¡Ah, perdón! Se me olvidaba que tú, profesor, eres esa persona que jamás se ha bajado gratis de Internet ni una sola canción, ni una sola película.

Comprendo tu justa indignación porque ahora te cobren 16 € por una regrabadora de DVD en la que, por supuesto, jamás vas a realizar ninguna grabación pirata. O la friolera de 60 céntimos de canon por un equipo musical en el que jamás vas a escuchar una sola canción que no haya sido comprada legalmente. Y los 160 GB de tu ordenador seguro que solo albergan programas originales y tus propios documentos.

El derecho por copia privada en forma de canon o de otro modo, está reconocido y protegido en todos los países del mundo civilizado. Y no olvidéis que, con el paso del tiempo, toda la obra de los creadores artísticos acaba pasando a ser de dominio público y engrosando nuestro patrimonio cultural, el de nuestro país y el de toda la humanidad. Ninguna otra profesión es tan generosa con la sociedad.

Fernando Lalana

 

¿Te ha gustado? Compártelo:

Comentario de los lectores:

  • El canon de la SGAE: una mirada desde el otro lado
Publicidad

Anika entre libros
Actividad subvencionada por el Ministerio de Cultura
Ministerio de cultura

Esta web utiliza cookies para obtener datos estadísticos de la navegación de sus usuarios. Si continúas navegando consideramos que aceptas su uso. Más información X Cerrar