Anika entre libros

37 Feria del Libro de Valencia (Crónica personal y fotográfica)

Anika Lillo, mayo 2006 / © Fotos: Anika - © Foto Eloy M. Cebrián, Antonio Cabrera y Carlos Marzal: cedida por Eloy M. Cebrián


De nuevo este año me decidí a pasearme por la Fira del Llibre de València en su 37 edición para ver cómo seguía funcionando y poner mi granito de arena en esto de la publicidad altruista en un evento que, al estar relacionado con literatura y mi ciudad, para mí es importante. Y de la misma forma en que empecé ilusionada también terminé algo defraudada. Pero eso se irá viendo a medida que relate mi crónica.

Los nombres en los que tenía más interés eran los de Laura Gallego -a la que conocí en una anterior edición- Tobías Lauragallego4Grumm, que sacaba la segunda parte de su trilogía "La tierra del dragón", Albert Sánchez Piñol -al que quería conocer en persona tras entrevistarle para la web-, y Eloy M. Cebrián -ídem-. Por supuesto no iba a verlos sólo a ellos, pero sí eran los nombres de mi agenda particular.

Como el año anterior elegí tres días que coincidirían con la firma de libros de estas cuatro personas. Laura Gallego y Eloy M. Cebrián estarían el domigo 30 así que ése fue el día de inicio de mi recorrido.

La feria estaba a rebosar de gente aquella mañana. Había fútbol por la tarde y se esperaba menos tumulto entonces pero ni el fútbol pudo con el tirón de Laura Gallego. Por la mañana la cola para firmar los libros de Laura era tan larga que se doblaba hacia la derecha y durante las dos horas y pico que estuvo firmando no parecía disminuir nunca. Lo curioso es que Laura Gallego había asistido aquella mañana a un encuentro entre lectores donde hablaría de la literatura fantástica, pero le avisaron de que ya había gente esperando para que le firmara libros y ella tuvo la cortesía de sentarse en el stand principal y comenzar lo que, supuestamente, haría sólo aquella tarde. Con deciros que se cerraron las casetas porque era hora de irse a comer y Laura seguía firmando libros os lo digo todo. Yo estaba convencida de que le dolería el brazo, la mano y la muñeca porque sus firmas suelen ser largas (Laura dedica bastante tiempo a cada firma, prácticamente son párrafos) sin embargo ella me dijo que ni se había enterado, que en la feria del libro de Madrid del año anterior había estado durante seis horas firmando sin parar. Ufff….

Las colas para que firmara Laura Gallego fueron interminables durante todo el día

 

Colalauragallego

Laura Gallego y Rosetta Forner firmando en el stand principal

 

Rosetta -laura


Entre las anécdotas de aquella mañana os puedo contar que una niña se trajo de casa una bolsa con todos los libros de Laura Gallego y ésta los firmó absolutamente todos, pero además, sin discriminación alguna, dedicó a cada firma un buen ratito. Sorprendente. También hubo quien pidió a la escritora que le firmara una camiseta. A mi alrededor, gente de la organización y la propia madre de Laura comentaban la generosidad de ésta con las firmas, así como la sugerencia por parte de la organización de que sólo admitieran la firma de un libro por persona. Desde mi posición, decir que estoy totalmente en contra de esta idea porque una persona tiene derecho a comprarse cinco libros de un escritor y que éste se los firme, para eso se gasta el dinero ¿no?. Otra cosa es que se los traigan de casa pero si se encuentran con un autor o autora generosa, mejor para todos. Laura no decepcionó a nadie, se marchó a comer cuando ya no quedaba casi nadie en el parque Viveros, y volvió puntualmente aquella tarde.

Esa misma mañana estuve buscando a Eloy M. Cebrián con el fin de conocerle en persona. Me pasé horas arriba y abajo, su nombre estaba en la lista, también en la web oficial de la Feria del Libro, e incluso en la organización me dijeron la caseta donde estaría firmando libros. Allí me dirigí pero ante mi sorpresa una mujer que aquella tarde debió vender muchísimos libros porque su caseta era muy visitada, me dijo que no tenía ni idea de si Eloy había venido y que "en el caso de que hubiera venido, ya se habrá marchado". Esas fueron sus palabras, nada de información, y el tiempo que me dedicó... el que tardó en pronunciarlas. Primera decepción de la Feria, pero más aún del trato indiferente de esta señora. Insití aquella misma tarde y me encontré con la misma situación. De Eloy no había ni siquiera un libro en los estantes. Esto me extrañó bastante y lo comenté en la organización. Nadie sabía nada. Más tarde me he enterado de lo ocurrido y para mí es un fallo enorme de esta Feria: cuando Eloy M. Cebrián llegó a la feria aquella mañana en la caseta donde debía firmar libros no había ni uno de sus ejemplares. ¡Ninguno! Mucho me ha chocado enterarme de que la persona con la que habló Eloy era, además de la dueña de la caseta, la Presidenta del Gremio de Libreros y Directora de la Feria. Este chasco y las horas que perdí no creo que pueda olvidarlo porque fue una enorme decepción. Eloy llevó unos cuantos ejemplares personalmente y esos fueron los únicos que pudo vender y firmar por su cuenta. Desde aquí mi absoluto rechazo a este tipo de comportamiento con los autores con los que se cuentan y también con el trato a los lectores que acuden a la Feria a conocer a los escritores oficialmente listados. Y antes de que se me eche alguien encima -lo siento señora pero las cosas hay que decirlas claras- la Presidenta del Gremio de Libreros y Directora de la Feria le dijo a Eloy que no había podido conseguir libros de Alfaguara cuando, me consta, en la feria del libro de Manises -a pocos kms. de la capital- mucho más modesta, había montones de ejemplares de los libros de Eloy. Espero sinceramente que el año que viene no ocurra esto ni nada parecido.

Eloy M. Cebrián (en el centro) con Antonio Cabrera y Carlos Marzal

 

Eloymcebrian


Pero no fue mi única decepción, aunque tampoco mi única sorpresa agradable… por suerte. Pude volver a charlar con Isabel-Clara Simó que presentaba su novela "Adéu-Suau" y conocer a Rosetta Forner, una simpática mujer que firmaba ejemplares de su novela "La maldición de Eva". Posó amablemente para Anika Entre Libros y desde aquí mi agradecimiento. Tengo que leer algún libro suyo.

Rosetta Forner, autora de "La maldición de Eva"

 

Rosettaforner Rosettaforner1



Aquella tarde volví a la feria pero fue poco fructífera en cuanto a mis planes previstos. Antes de irnos a comer se había sugerido que Laura Gallego firmara de nuevo en el stand principal de la organización dado que la caseta Manantial, donde estaba prevista su firma de libros, quedaba justo en la entrada de Viveros y se preveía una cola enorme que impediría el paseo de los viandantes con normalidad. Al parecer no consiguieron llegar a ningún acuerdo porque Laura terminó firmando en la caseta, sin embargo los lectores, al principio, llevaban un lío monumental yendo de un lado a otro (hasta que la cola dejó claro que la caseta era el lugar de la firma).

Estuve investigando acerca de Eloy, buscando sus libros y recorriendo las casetas arriba y abajo una y otra vez para vivir con más intensidad la Feria. De Eloy ya sabemos cómo acabó todo pero al menos pude conocer en persona a María García MariaglliberosLliberós que firmaba ejemplares de su libro "Babas de caracol". Charlamos acerca de mi colaborador, Carlos Ferrer, que era a quien ella conocía en persona pues es quien le ha entrevistado para Anika Entre Libros. María es una mujer muy amable y simpática, y la firma de sus libros se realizó en la caseta de El Corte Inglés a las seis de la tarde. Por lo que me contó firmó en la caseta de La Casa del Libro el día anterior y lo haría en el stand de la organización al día siguiente. Estaba ilusionada, y no me extraña pues su firma del día anterior había sido muy exitosa.

María García Lliberós ante su novela "Babas de caracol"

Aquel domingo terminó más o menos ahí. Puedo contaros que hablando con la organización me comentaron que no recordaban colas tan largas como las de Laura Gallego desde hacía años. Paco Ibáñez, el creador de Mortadelo y Filemón, había sido uno de los que más cola había conseguido, y tras él estaban Sampedro y Antonio Gala en su época de esplendor.


En mis paseos me detuve ante una caseta que llamó mi atención porque en él se exhibían libros antiguos, y uno de ellos me robaba la dirección de mis ojos… lógico, era nada más y nada menos que un viejo libro de las Profecías de Nostradamus. El dueño de la caseta Eurolibro accedió a que hiciera una fotografía.

 

Casetaeurolibro

El resto de la semana no pude asistir porque mi vida privada me lo impide (de esta forma me perdí la asistencia de Ana María Matute, y la lectura poética de Gloria de Frutos), así que me agencié a la familia para que hicieran de niñeras y tras dejar repartidos a mi hijo y a mis niñas volví el sábado siguiente. Elegí ese día porque estaría firmando libros Albert Sánchez Piñol, al que tenía enormes ganas de conocer. Llevaba mi ejemplar de "La piel fría" (por el cual nos conocimos a través e internet) y tenía previsto comprar "Pandora en el Congo" para que me lo firmara. Por la mañana Sánchez Piñol participaba en un coloquio con Emili Piera sobre literatura fantástica y de aventura. Desgraciadamente no llegué a tiempo, pero sí, supuestamente, para la firma de libros. Y digo supuestamente porque eso era lo que rezaba la web oficial de la Fira del Llibre de València: Sánchez Piñol estaría firmando libros aquella tarde. Y allí llego yo toda ilusionada buscando al autor. Compruebo que efectivamente su nombre sigue en la lista y busco y rebusco entre las casetas. O bien estaría en el stand oficial -que queda al final de la feria- o bien firmaría en una caseta de modo que lo mejor era ir mirando por si en alguna de estas estaba su nombre. De paso también fui buscando ejemplares de "Pandora en el Congo" pero sólo encontré uno carísimo, y otro más barato… en catalán. No me interesaba, así que terminé el recorrido y llegué al stand de la organización. Allí me llevé el segundo chasco de mi segunda visita: Sánchez Piñol, a esas horas -comienzo de la tarde- estaría ya en el tren de vuelta a casa. Al parecer había firmado libros aquella mañana y no iba a volver por la tarde. Me quejé diciéndoles que en la web oficial quedaba muy claro que la firma de libros era por la tarde pero… mi gozo en un pozo. Decidí preguntar por Fernando Schwartz y casi me da un pasmo: Schwartz "también" se había ido ya. Tal fue mi rabia con la organización que me largué de allí sin ni siquiera pasar a ver a Susana Fortes.

 

Panoramicaferia


Me quedaba un día de visita y ya no tenía excesivas ganas, pero había quedado en ver a Tobías Grumm y él firmaría libros el domingo. Aquel mismo sábado recibí la llamada de Tobías Grumm (pseudónimo de David Mateo), que me informó de que se había roto un pie y tenía que quedarse en casa con su nueva escayola. Poco gratificante fue esta edición para mí. Me Isabelclara2alegro de haber conocido a Rosetta Forner y a María García Lliberós, de haber vuelto a ver a Laura Gallego y a Isabel Clara-Simó, y de haber respirado libros e ilusión, mas espero que en la edición siguiente no existan estos errores monumentales que se sienten como una falta de respeto al visitante de la Feria del Libro.

Isabel-Clara Simó firmaba ejemplares de "Adéu-Suau"

A modo de resumen, de aquello que me perdí pero que consta en las crónicas de la web oficial, comentaros que la Feria supuso un éxito con 700.000 euros en ventas y más de 400.000 visitantes. Según datos de su balance los libros más vendidos fueron, en narrativa en castellano, La catedral del mar de Idelfonso Falcones, La senda del drago de José Luis Sampedro, La sombra del viento de Ruiz Zafón, Un lugar llamado nada de Amy Tan y Mala gente que camina de Benjamín Prado. En narrativa en valenciano entre las más vendidas destacan Adéu suau de Isabel Clara-Simó, Havanera de Francesc Bodí y Pandora al Congo de Sánchez Piñol. En literatura infantil destacan Las crónicas de Narnia, Les formigues pastisseres, La resistencia de Laura Gallego y Kika la superbruja (versiones en castellano y valenciano). En la modalidad de ensayo destaca Viaje a la felicidad de Eduard Punset y Nosaltres exvalencians de diversos autores. En la sección de humor la más vendida es He dit/ He dicho de Buenafuente.

 

Laura -anika

Me consta por las fotografías de la web que sí acudió a firmar la valenciana Carmen Alcaide su libro "Treintañeras" pero desconozco si se llevaron a cabo todas las actividades paralelas o si acudieron todos los autores invitados no mencionados en esta crónica personal. Ojalá el año que viene esté mejor organizado y no me tenga que llevar más chascos de estos. Y si permiten sugerencias acuérdense del alicantino Artur Balder ("La piedra mágica", "El último Querusco" y "Liberator Germaniae") y tampoco estaría mal traer a autoras tan exitosas como Espido Freire, Lucía Etxebarría, o autores como Carlos Ruiz Zafón, Javier Sierra o Iker Jiménez, o si los preferimos del Levante, Antonio Ortí y Josep Sampere. Desde luego, si es por ventas, no creo que se quejen.


Panoramicaferia1
Para quien tenga interés, aquí está la dirección de la Feria del Libro de Valencia: http://www.firallibre.com.

¿Te ha gustado? Compártelo:

Comentario de los lectores:

  • 37 Feria del Libro de Valencia (Crónica personal y fotográfica)
Publicidad

Anika entre libros
Actividad subvencionada por el Ministerio de Cultura
Ministerio de cultura

Esta web utiliza cookies para obtener datos estadísticos de la navegación de sus usuarios. Si continúas navegando consideramos que aceptas su uso. Más información X Cerrar