Anika entre libros

anti moa

Ficha realizada por: Txema
anti moa

Título: anti moa
Título Original: (anti moa, 2006)
Autor: Alberto Reig Tapia
Editorial: Ediciones B


Copyright: Prólogo de Paul Preston
1ª edición: octubre 2006 ISBN: 9788466628099
Etiquetas: biografía, dictadura, época franquista, franquismo, historia

Argumento:

Diatriba contra Pío Moa y otros escritores que, según el autor, no pasan de ser simples propagandistas (y malos) de la dictadura del General Franco y pretenden ser considerados historiadores.

Opinión:


Verdaderamente no sé si merece la pena dedicar tanto esfuerzo, como el que se deduce de la lectura de este libro, a las obras de Pío Moa Rodríguez y otros escritores de su estilo porque, por mucho que se empeñe el profesor Reig Tapia, van a seguir escribiendo lo que les venga en gana y, además, con un buen numero de adeptos dispuestos a creerse todo lo que sea tal y como el propio autor reconoce.
 
Ciertamente, tras leer este extenso  -tal vez demasiado- ensayo, se llega a la conclusión de que, desgraciadamente, el campo de la historia se ve lleno de intrusos que sin el más mínimo respeto por la profesión, se auto califican de historiadores por el sólo hecho de que escriben sobre hechos históricos. Creo que en el fondo del libro de Reig Tapia subyace una indignación más que justificada ante esta situación verdaderamente deleznable.
 
Pero, en definitiva, Moa y los que actúan como él,  acaban por desacreditarse a si mismo sin demasiado esfuerzo. ¿Quiénes, entre los medianamente interesados en la reciente  historia española,  toma hoy en serio a Ricardo de la Cierva?  Muy pocos. Mientras que Paul Preston,  Carr,  Tuñón de Lara e incluso Salas Larrazábal siguen siendo referentes, aún con los matices y cuestionamientos ideológicos inevitables, por su seriedad indudable. La cuestión es, en mi opinión de otra índole.
 
Quizá, más que poner al descubierto las presumibles falsedades de Moa, Reig Tapia podría haber empleado su valioso tiempo en decirnos por qué estos personajes tienen tanto predicamento, al menos aparentemente, en los lectores españoles. Otro aspecto interesante sería conocer cuántos ejemplares se tiran de cada una de las ediciones de estos personajes.
 
No deja de ser curioso el hecho de que en un país en el que el 50 por ciento de la población reconoce que no lee jamás, estos autores tengan tantos lectores. No hay más que ver los escaparates de los libreros y los estantes de los centros comerciales para darse cuenta de que efectivamente constituyen una “tirón” comercial. Pero, ¿son en realidad algo más?
 
En mi opinión a estos “historiadores” sólo les leen quienes están predispuestos a ello, por el motivo que sea, a leer aquello que ellos mismos piensan, es decir, aquellos a los que no hace falta convencer de nada porque están suficientemente convencidos de las bondades del franquismo y de la maldad innata de la izquierda. Es posible, sin duda, que existan excepciones pero personalmente no conozco alguna. Por tanto su efecto nocivo está limitado, por ahora.
 
En realidad lo que sucede, y el profesor Reig Tapia, algo apunta en su libro, es que en España no se ha hecho esfuerzo alguno para desterrar el franquismo de nuestras mentes. Es lo que se llama el franquismo sociológico que está perfectamente instalado en nuestro país. Y ¿por qué?
 
Pues muy sencillo,  porque la transición fue un pacto por el que los franquistas lograron de la noche a la mañana obtener, sin más, carta de naturaleza democrática. Bastó una simple declaración de buenas intenciones para miles de ellos siguieran detentando responsabilidades significativas en el nuevo (?) régimen. Quedaron a la espera de tiempos más propicios y en cuanto han podido han vuelto por donde solían.
 
Por eso no es casualidad que tengan un buen numero de medios de comunicación controlados, que tengan emisoras de radio y alguna que otra TV Pública. Es que nunca lo han dejado de tener. Y desde ellos bombardean con su mensaje de siempre. No hay nada nuevo.
 
Se hizo borrón y cuenta nueva. Sencillamente la izquierda se plegó sumisamente a una reforma en la que salvo la fachada se cambió muy poco, y estoy seguro de que el profesor Reig Tapia recordará el coste que incluso tuvieron aquellos primeros cambios. ¿Posibilismo? Puede ser, pero las consecuencias son ahora el resurgimiento del franquismo de forma descarada.
 
Cierto es que la sociedad ha evolucionado desde entonces y que la mayoría de los ciudadanos aceptan la sociedad democrática como propia, pero poco más. No se la ve como un bien que hay que defender cada día. Y es que las dos generaciones que han pasado desde 1975,  se han educado en la más absoluta amnesia histórica.
 
Tiene razón Reig Tapia cuando señala en su obra que se han publicado gran cantidad de magníficas obras sobre la Segunda República, la Guerra Civil y el franquismo, pero ¿quiénes las han leído? ¿Se emplean como manuales de historia. O al menos se recomienda su lectura a los alumnos? Me temo que no. Se pasa de puntillas por la historia reciente de España y claro el resultado es la ignorancia más absoluta que aprovechan los Moa de turno. El campo está abonado.
 
También hace el libro una afirmación que me ha parecido extraordinariamente peligrosa. En la página 430 afirma que José María Aznar nunca dejará de tener sobre su conciencia el peso de los 192 muertos del atentado de Atocha.
 
Estoy totalmente en desacuerdo. Aznar tiene su responsabilidad en sumarse a la invasión de Irak, sabiendo que los ciudadanos estábamos mayoritariamente en contra, es responsable de enviar tropas españolas a aquel territorio, es responsable de haber mentido sobre la autoría del atentado. Eso son evidencias y, casi seguro que la historia no le absolverá por ello.
 
Pero, la responsabilidad, material y moral,  de los terribles atentados corresponde única y exclusivamente a quienes los cometieron. Aceptar como buena la afirmación de Reig Tapia nos llevaría a tener que dar por bueno que alguien diga que el último atentado de ETA es responsabilidad moral de José Luis Rodríguez Zapatero por haber iniciado un proceso de paz con una organización terrorista. Nada más lejos de la verdad.
 
Dicho esto, debo señalar que es encomiable el esfuerzo del profesor Reig Tapia por dejar las cosas en su sitio. Que el libro es a veces un poco reiterativo pero que, en líneas generales debe se contemplado como una excelente aportación que sirve para no dejarse embaucar por todos aquellos que sólo pretenden hacer de la historia mera propaganda interesada.

Txema

Frases de esta opinión pueden utilizarse libremente en otros medios para promoción del libro, siempre que no se varíe y se mencionen al autor de la misma y al medio anikaentrelibros.com

¿Te ha gustado? Compártelo:

Comentario de los lectores:

Publicidad
Anika entre libros
Actividad subvencionada por el Ministerio de Cultura
Ministerio de cultura

Esta web utiliza cookies para obtener datos estadísticos de la navegación de sus usuarios. Si continúas navegando consideramos que aceptas su uso. Más información X Cerrar