Anika entre libros

adraga

Ficha realizada por: Óscar Bribián
adraga

Título: adraga
Título Original: (adraga, 2011)
Autor: Juan Ángel Laguna Edroso
Editorial: Grupo AJEC


Copyright: 1ª Edición, 2011 ISBN: 9788415156185
Etiquetas: acción, apocalipsis, autores, aventuras, demonio, diablo, épica, escritores, españoles, fantasía, fantasía épica, fantástico, fin del mundo, hispanos, literatura española, literatura hispana, supervivencia, supervivientes

Argumento:


Año mil de la Era Cristiana. Los peores presagios se hacen realidad. Los cielos se oscurecen, la tierra desgarra sus entrañas y la vanidad de los hombres se resquebraja. Es el Apocalipsis. Las hordas del Maligno campan a sus anchas por la tierra de los hombres. Las huestes celestiales apenas consiguen mantener a raya a demonios y condenados, y una terrible contienda estremece el orbe en llamas. Años después, la Vieja Europa pugna por levantarse de sus cenizas. En torno a los más tenaces líderes renacen feudos, reinos y monasterios, baluartes de esperanza que aguardan la segunda y definitiva llegada del Apocalipsis, mientras combaten en una Guerra Santa. Una historia de cruzadas y combates legendarios. En ella seguiremos los pasos de la bandera de Adraga en su deambular por la realidad que se esconde tras el Día del Sol Negro.

(argumento editorial)

Opinión:


Adraga es el título de esta nueva novela del incombustible Juan Ángel Laguna Edroso, quien juega con la idea de una Europa esquilmada por el Apocalipsis y una Santa Cruzada alternativa que atraviesa sus tierras.
 
Este libro, compuesto de dos partes, constituye una novela que pretende tener un amplio calado reflexivo, además de mostrar multitud de aventuras, intrigas y duelos a capa y espada para gusto de los lectores aficionados a la literatura fantástica épica. La primera parte, Memorias de una ciudad extraña, menos dinámica que la segunda, constituye el punto de arranque, la explicación del momento y la presentación de la mayor parte de los personajes principales. La historia comienza al estilo de una Ilíada medieval, en una jornada llamada el día del Sol Negro. Es el Apocalipsis del año 1000 después de Cristo y un eclipse prologa la llegada de los ejércitos de la luz y la oscuridad. Desde un prisma cristiano europeo, el Dios Verdadero ajusticia a los impuros y el Diablo escoge a los que quieren abrazar las sombras. La población se ve seccionada en destinos opuestos, hacia el Cielo o el Infierno. En el mapa del libro se puede ver lo que se describe durante las primeras páginas. Un mapa de Europa y norteáfrica transformado por la bravura de un Mediterráneo que arrasa los territorios más bajos después de la cólera de ese Dios Verdadero. En esa vieja Europa en ruinas, tras los desastres naturales y los ataques de ángeles exterminadores, quedan los hombres que no han sido elegidos ni para ascender al Cielo ni descender a los Infiernos, en una suerte de limbo terrenal. Por eso, muchos de los supervivientes buscarán el perdón divino a través de una Guerra Santa contra los sicarios del Diablo que campan por las regiones europeas, africanas y orientales. Esa es la premisa de la historia.

El narrador momentáneo en esos inicios será Hans de Nanpraga, quien hablará de la fundación de la nueva ciudad de Nanpraga por sus antepasados. Será narrador y protagonista de ese inicio de la historia, a cuya voz se unirán otros muchos personajes formando una novela coral compleja. La novela, tras este inicio apocalíptico, comienza con una intriga alrededor de la figura de este personaje inicial, señor de la ciudad, quien recibe la visita de doce cruzados con el símbolo de la cruz tatuado entre ceja y ceja, con ánimo de ajusticiarle bajo la sospecha de haber colaborado con los siervos del maligno. Son los soldados del Pietro, soldados de las Huestes Negras, los cruzados de este tiempo medieval alternativo. El Pietro, por su parte, es una suerte de sumo pontífice que dirige desde Bellinzona a los cruzados que pelean en la vieja Europa.

El autor ya nos advierte en los primeros capítulos que las descripciones de soldados, personajes y criaturas serán profusas y detalladas. Se introduce en los sueños y pensamientos de un elevado elenco de personajes. La mayoría aparecen en el primer libro, aunque otros se suman ya en la segunda parte. Habrá múltiples saltos en el tiempo que intentarán explicar la historia de algunos de ellos. Son páginas cargadas de misticismo, oraciones, reflexión. Se explica con detalle la vida, las observaciones de esos cruzados que proceden de un régimen monástico. Pero también hay profecías con niños sujetos a destinos irrenunciables, descripciones de sortilegios y multitud de duelos a capa y espada.
 
Harán su aparición también, cómo no, los demonios y otros engendros del averno. Los más numerosos serán los seres llamados Kynos, humanoides con aspecto porcino y cornudos, engendros de piernas encorvadas; los hay que también tienen membranas en forma de alas, y hasta muertos vivientes. No es un universo donde campen elfos o dragones, orcos o trolls. Solo hombres y criaturas del averno.

Tras ese inicio apocalíptico, la presentación de los personajes y la trama en torno al rey de Nanpraga, la acción transcurrirá en la ciudad y los subterráneos con la búsqueda y persecución de nigromantes que se ocultan en los templos y el gran demonio Gargang, que ofrecerá una presencia constante y asfixiante en todo momento debido a su ubicuidad. 

El segundo libro, Las losas del alma, vuelve a comenzar de forma pausada. Es un inicio cuajado de conversaciones místicas, sobre códigos de conducta de los cruzados, entre maestros y novicios. Los cruzados que han adquirido protagonismo en la primera parte regresarán a la ciudad de Adraga. Y desde allí partirán, como Sacro Santo Ejército de las Huestes Negras, para emprenden una cruzada contra los siervos del Maligno, en una campaña a gran escala.
 
Los lectores viajarán con los cruzados por buena parte de la geografía europea. Turín, Génova, Roma, Constantinopla, los desiertos africanos también… Es una odisea de grandes dimensiones. Para los que gusten también de la Historia, se sorprenderán gratamente con algunos paralelismos entre el mundo real y el que nos ofrece el autor. Verán una Viena asediada por hordas oscuras, e ineludiblemente la compararán con los asedios turcos sobre la ciudad austríaca que tuvieron lugar en la realidad, o las reticencias de los emperadores bizantinos ante ciertas actitudes de los cruzados occidentales.

El lector también presenciará combates de todo tipo, desde la destacable lucha en las cloacas entre la novicia Lucie y un extraño ser de brea, hasta tenaces abordajes en el mar. La misión de caer sobre una torre de Babilonia que se está erigiendo como símbolo del poder demoníaco será el punto álgido en esta segunda parte, donde las grandes gestas sustituyen a las primeras misiones del primer libro.

No obstante a lo anterior, el mayor problema que acusa la novela desde los inicios es el interés del autor por plasmar tan detalladamente muchos personajes secundarios, incluso trabajándolos en exceso desde el punto de vista psicológico. Quizás debiera haber prescindido de algunos de ellos en beneficio de Acán de los Pirineos, Ruth de Dax o Lucie de Millevaches, que ya de por sí son los personajes mejor trabajados y con una mayor carga empática. Ese exceso de protagonismo plural es lo que ralentiza la historia y le da una densidad excesiva, así como las conversaciones y el tono marcadamente arcaico de muchas de ellas, intencionado, para tratar de parecer verosímil en conjunción con el momento histórico, pero que, sin embargo, realmente resulta una barrera para conectar con determinados héroes y situaciones.

Pese a lo anterior, se verán capítulos más ágiles que otros, y el tramo final de la novela me parece, con mucho, la mejor parte del libro, donde gana verdaderos enteros, porque la narración se vuelve trepidante y hay acertadas dosis de emotividad que cierran muy bien todo el trabajo previo de determinados personajes complejos como los citados anteriormente con nombre propio.

Ya lo saben, si quieren vivir en los años sucesivos al Apocalipsis del primer milenio, les sugiero que se calen la celada, monten sobre sus caballos y se asomen a esta novela de largo recorrido. 
  
Óscar Bribián

Frases de esta opinión pueden utilizarse libremente en otros medios para promoción del libro, siempre que no se varíe y se mencionen al autor de la misma y al medio anikaentrelibros.com

¿Te ha gustado? Compártelo:

Comentario de los lectores:

Publicidad
Anika entre libros
Actividad subvencionada por el Ministerio de Cultura
Ministerio de cultura

Esta web utiliza cookies para obtener datos estadísticos de la navegación de sus usuarios. Si continúas navegando consideramos que aceptas su uso. Más información X Cerrar