Anika entre libros

a timba abierta

Ficha realizada por: Pilar López Bernués
a timba abierta

Título: a timba abierta
Título Original: (a timba abierta, 2008)
Autor: Óscar Urra
Editorial: Salto de Página


Copyright: 1ª Edición, 2008 ISBN: 9788415065081
Etiquetas: autores, escritores, españoles, género negro, hispanos, literatura española, literatura hispana, policiaco

Argumento:


Prólogo del escritor Carlos Salem. Novela finalista del “Memorial Silverio Cañada de la Semana Negra de Gijón a la primera novela policial del año”
 
El protagonista de la novela (que tiene su continuidad como investigador en otras obras del autor) es Julio Cabria. Se trata de un detective afincado en un barrio madrileño, en esos en los que los mismos clientes utilizan los mismos bares, muchos habitantes se conocen… y es posible hallar timbas clandestinas a cualquier hora y día. Julio Cabria, además de investigador de poca monta, es un ludópata crónico y justamente esa ludopatía y la consecuente pérdida de dinero y aumento de deudas es lo que lo sitúa, al inicio de la novela, en la azotea del edificio en que tiene su despacho, fumándose un cigarrillo antes de suicidarse.

La irrupción de dos matones, gorilas a sueldo de un mafioso conocido en el barrio por el apodo de “El Botines” le salvan el pellejo. Y es que el jefe tiene un trabajo para él que va a pagarle muy bien: Ha de encontrar a una mujer italiana llamada Pandora que, según sus fuentes, se mueve por la zona y de la que no da más descripciones pero sí un apunte: tres de sus hombres han muerto al intentar localizarla.

Paralelamente y en la comisaría del barrio, el policía Menéndez es requerido por el Comisario. Ha de encontrar a unos italianos que se mueven por la zona o firmar su pre jubilación.

Opinión:


Me cuesta un poco situar esta novela dentro del género policiaco “típico”. Y digo típico porque no hay investigación, sólo acciones que no siempre se aclara qué las mueve. Está claro que la enigmática Pandora y las consecuencias que se derivan de su búsqueda llaman la atención, pero a partir de ahí la obra se centra en las partidas de cartas del protagonista, la vulgaridad y fanfarronería de Menéndez, la brutalidad con que los dos llegan a tratarse entre ellos y a terceros, los cigarrillos y gin-tonics a los que es adicto Julio Cabria.

La novela se sitúa en un barrio tradicional pero no aparecen escenas de barrio, sólo las que atañen a los protagonistas que, en ocasiones, parecen los únicos habitantes junto con el dueño del bar y un “Iluminado” que predica en la Plaza Tirso de Molina y cuyos mítines ocupan varias páginas.

Esta novela no creo que guste mucho a los aficionados a desgranar pistas, ayudar virtualmente en la investigación y resolver enigmas sin esperar a que el autor dé su explicación en el último capítulo. Pero sí gustará a aquellos lectores que esperan del género negro escenas de violencia, en ocasiones gratuita, matones a sueldo, trapicheos policiales, “vista gorda” ante pederastas y acción, aunque esa acción no siempre se planifica y cuesta un poco entender las conclusiones de los protagonistas para moverse en un sentido o en otro y actuar sin el apoyo de una brigada.

A mí, personalmente, los personajes no me han convencido y las circunstancias en que se mueven o toman decisiones, tampoco. El detective Julio Cabria se nos presenta como un hombre anodino, vulgar, ludópata, sin inquietudes… Y aunque esa descripción lo puede humanizar y acercar a la gente de “la calle” en mi opinión le falta alguna chispa, algo que lo haga atractivo y permita empatizar con un sujeto que no investiga sino que pregunta a golpes (de ida y vuelta) sólo habla con su hermano cura a través de la reja del confesionario o le importa poco gastarse el dinero de su única hija… Un personaje así es muy respetable, por su puesto, no todos los héroes de novelas han de ser excepcionales (no me refiero a eso) pero sí que para interesarse en una trama policíaca en la que el sujeto no investiga, ni aporta pistas hay que encontrar cierto vínculo con él, algún interés, algo tan simple como que el tipo se ría de si mismo, sea chistoso o que tras su indolencia exista un fondo interesante, ideas, ambiciones…

En fin, las opiniones son personales y dependen de lo que cada lector espere encontrar en un libro. Estoy segura de que lo que a mí me han parecido carencias sin duda alguna serán virtudes para otras personas. Los que se deleiten con escenas violentas, palizas, disparos y, en definitiva, acción, es probable que disfruten con la lectura.

Pilar López Bernués

Frases de esta opinión pueden utilizarse libremente en otros medios para promoción del libro, siempre que no se varíe y se mencionen al autor de la misma y al medio anikaentrelibros.com

¿Te ha gustado? Compártelo:

Comentario de los lectores:

Si te gustó este libro, también te puede interesar...

Publicidad
Anika entre libros
Actividad subvencionada por el Ministerio de Cultura
Ministerio de cultura

Esta web utiliza cookies para obtener datos estadísticos de la navegación de sus usuarios. Si continúas navegando consideramos que aceptas su uso. Más información X Cerrar