Anika entre libros

A cielo abierto

Ficha realizada por: Ana Vanesa Cremades
A cielo abierto

Título: A cielo abierto
Título Original: (A cielo abierto, 2017)
Autor: Antonio G. Iturbe
Editorial: Seix Barral
Colección: Biblioteca Breve


Copyright:

© Antonio Iturbe, 2017

© Editorial Planeta, S. A., 2017

Edición: 1ª Edición: Marzo 2017
ISBN: 9788432232251
Tapa: Blanda
Etiquetas: África, amistad, España, Argentina, superación, aventuras, Barcelona, biografía novelada, personajes reales, correspondencia, Francia, Norteamérica, histórica, nazismo, I Guerra Mundial, libros premiados, literatura española, Nueva York, novela, nobleza, rutas, sueños, premio Biblioteca Breve, Hitler, ocupación nazi, siglo XX, Marruecos, aviación, entreguerras, Buenos Aires, años 20, Casa Blanca, matrimonio, imaginación, Amelia Earhart, aviadores, records, desamor, amigos, pilotos, Principito, océano, Toulouse, Río de Janeiro, atlántico, Vichy, Saint-Exupéry, Jean Mermoz, Henri Guillaumet, Dakar
Nº de páginas: 622

Argumento:

Francia. Años 20. Tres jóvenes apasionados de la aviación se convertirán en las estrellas de la empresa de correspondencia aérea Latécoère. Ellos son el escritor Antoine de Saint-Exupéry, Jean Mermoz y Henri Guillaumet,  personajes históricos que Antonio Iturbe ha convertido en protagonistas de esta novela. Los tres fueron hombres muy diferentes pero forjaron una profunda amistad que comenzó en el aire y se extendió, igual que lo hizo la empresa para la que trabajaban, por África y América.

"A cielo abierto" noveliza la vida de estos enamorados del vuelo y, de paso, nos ofrece una panorámica de los años 20, 30 y de la II Guerra Mundial desde el punto de vista de los avances aeronáuticos y, sobre todo, de la imaginación y creatividad del autor del inolvidable Principito.

Premio Biblioteca Breve 2017

 

Opinión:

 

Es bien conocida la pasión que el autor Antoine de Saint-Exupéry sentía por volar. De hecho, uno de los misterios que envuelven a este grandullón de familia noble empobrecida es dónde acabaron sus restos tras desaparecer mar adentro con su avión. Sin embargo, los que quizás no sean tan famosos son los aviadores Jean Mermoz y Henri Guillaumet, dos fenómenos de la aviación que se ganaron a pulso su popularidad en la época por sus múltiples hazañas a los mandos de las naves de la empresa de correspondencia aérea Latécoère. Sus proezas van desde encontrar rutas a través de los Andes a 7000 metros de altura cuando los aviones no soportaban más que 4000, hasta crear de la nada un servicio postal aéreo en África y América o ser el primer hombre (Mermoz ostenta el título) en atravesar el Atlántico en hidroavión cargado con kilos y kilos de correspondencia. Las nubes era su espacio vital, donde se sentían más vivos y encontraban su razón de ser y Antonio Iturbe nos propone, con gran acierto, conocer cómo la aeronáutica se desarrolló en las primeras décadas del siglo XX  a través de las vidas de estos tres amigos.

Indiscutiblemente, lo primero que me llamó la atención de "A cielo abierto" fue que viniera firmado por Antonio Iturbe. Iturbe fue durante muchos años el director de la revista "Qué leer" (en la cual nuestra querida Anika participa con un cuestionario que no os deberíais perder… y no es por peloteo a la "jefa", es que merecen la pena) y, como autor literario, lo "conocí" con la increíble "La bibliotecaria de Auschwitz". Esta novela, me llegó tantísimo, me gustó tanto ese canto de amor a los libros, a la imaginación y esperanza incluso en las condiciones más nefastas que desde que la leí no he hecho otra cosa que recomendarla y esperar con impaciencia el nuevo trabajo del autor. Y aquí está. Y encima con el Premio Biblioteca Breve 2017 de Seix Barral bajo el brazo, digo solapa… Y, por si no fuera bastante acicate para leerlo, ¡trataba sobre Saint-Exupéry, posiblemente, el señor que más me ha hecho soñar en la vida con el cuento (en apariencia) más sencillo! No me cabía duda: debía leer ese libro.

Y mi intuición no falló.

"A cielo abierto" es una novela, novelón más bien por su extensión, que desprende la misma pasión y cariño que "La bibliotecaria de Auschwitz". Antonio Iturbe tiene una gran capacidad para jugar con el lenguaje, se nota cuánto ama nuestra lengua y el vocabulario riquísimo que posee y, además, sabe cómo expresarse de la manera más precisa y evocadora posible para su historia. Comento este dato porque me resulta muy agradable durante la lectura, y porque creo que el trabajo bien hecho ha de ser reconocido. Y salta a la vista el gran trabajo de corrección y revisión que ha conllevado escribir esta historia tan abarcadora y ambiciosa.

Por otro lado, también destaca el amor que siente el autor por la Historia (ésa que se escribe con mayúsculas y aquí se traduce en la exhaustiva documentación para recrear el período que va entre el fin de la I Guerra Mundial y la caída del gobierno francés de Vichy bajo la invasión alemana durante la II Guerra Mundial) y por la historia (la de las pequeñas cosas, la que se fija en el hambre de Carpanta que siempre tiene Mermoz o los encuentros ¿fortuitos? de Saint-Exupéry con personajes de lo más pintoresco que luego conformarán parte del particular universo de su Principito). Hablando de la primera, me gustó mucho descubrir tantísimas cosas sobre la evolución de la aeronáutica y, sobre todo, me gustó cómo Iturbe las va incluyendo poco a poco, y la exhaustividad y fidelidad con que trata cada uno de los hechos que narra. Realmente parece que estés dentro de dichos momentos y, un tema que en principio puede resultar árido si no te gusta la aviación, llega a resultar apasionante (al menos a mí me conquistó). Por lo que respecta a la segunda, jo, qué bien escribe este señor. Me parecen muy interesantes las decisiones que toma a la hora de estructurar sus capítulos y sus escenas: empatizas enseguida con los personajes y llegas a conocerlos a todos y adivinar cómo van a actuar ante las vicisitudes que se les presentan. Está claro que a esto ayuda el hecho de que los personajes "realmente existieron", pero la coherencia literaria y el empaque que Iturbe les da, cómo juega con la documentación histórica para imaginar conversaciones que en ningún sitio están registradas, es todo mérito suyo como autor.

Saint-Exupéry, Mermoz y Guillaumet fueron amigos hasta el fin de sus días a pesar de sus diferencias"A cielo abierto" es, en buen grado, un canto a la amistad, a la verdadera que no reclama que nadie cambie sino que respeta, acompaña, complementa y fomenta lo mejor de cada uno. De la mano de Antonio Iturbe, descubriremos hasta qué punto podía llegar a ser un niño grande Tonio, sus pequeños arrebatos, su tendencia a gastar a manos abiertas o la preocupación que lo persiguió siempre de encontrar el amor verdadero y escribir la novela perfecta. Conoceremos también la bravura de Mermoz, que no conocía la palabra imposible ni temía a nada o la cordura, saber estar y profesionalidad de Guillaumet, gran contrapunto para esta pareja de soñadores. Junto a ellos, aparecen mujeres de gran carácter (y es de agradecer que Iturbe las haya rescatado y retratado también) entre las que destacan los dos grandes amores de Tonio: Lulú y Consuelo. Si a todo esto unimos la aparición de esporádicos famosos de la época (que no desvelaré para no estropear la sorpresa) y del férreo y seguro jefe de todos ellos (Daurat), tenemos un complejo entramado que colorea las páginas de la novela y justifica su longitud.

En resumidas cuentas, estamos ante una novela histórica de aventuras (aéreas) escrita de forma brillante; una novela sobre tres amigos que vivieron tiempos convulsos e hicieron historia y donde se tratan temas como la lucha por los sueños, la perseverancia, el amor, la fidelidad, la valentía y, especialmente, la aviación y la escritura. Para quienes amamos las letras y escribir, es un placer acompañar a Tonio en sus quehaceres literarios y "A cielo abierto" está también llena de ellos. Saint-Exupéry no concebía la vida sin volar, como tampoco lo hacía sin escribir y estos son los dos pilares principales sobre los que Iturbe ha creado esta compleja y apasionante novela.

No puedo más que recomendarla y desear que la disfrutéis tanto como lo hice yo.

Ana Vanesa Cremades

 

 

Frases de esta opinión pueden utilizarse libremente en otros medios para promoción del libro, siempre que no se varíe y se mencionen al autor de la misma y al medio anikaentrelibros.com

¿Te ha gustado? Compártelo:

Comentario de los lectores:

Publicidad
Anika entre libros
Actividad subvencionada por el Ministerio de Cultura
Ministerio de cultura

Esta web utiliza cookies para obtener datos estadísticos de la navegación de sus usuarios. Si continúas navegando consideramos que aceptas su uso. Más información X Cerrar