Anika entre libros

La estrategia del parásito

Ficha realizada por: Patricia Rubiera
La estrategia del parásito

Título: La estrategia del parásito
Título Original: (La estrategia del parásito, 2012)
Autor: César Mallorquí
Editorial: SM


Copyright:

© César Mallorquí, 2012

© S.M, 2012

Edición: 1ª Edición, Mayo 2012
ISBN: 9788467555752
Etiquetas: persecuciones, internet, juvenil, informática, intriga, literatura española, novela, redes sociales, 17 años, 18 años, 15 años, 14 años, 16 años, techno-thriller, inteligencia artificial, vigilancia
Nº de páginas: 183

Argumento:

Está ahí agazapado esperando a que te conectes. No da señales, no da pistas, sólo… espera. Vive de tus datos, de tus comentarios, tus fotos, de tus deseos de contactar con los demás. Puede que no lo creas, Óscar Herrero tampoco lo creía hasta el día que recibió la carta y el pendrive. Para él ya es tarde, tú aún estás a tiempo para hacer caso de la advertencia: Miyazaki te vigila.

 

Opinión:

 

Parece mentira la cantidad de horas que pasamos delante del ordenador, por supuesto todos nos engañamos con eso de: ¡uy!, yo como mucho un par de horitas al día, pero sabemos que son más, muchas más. Y durante ese tiempo compartimos información, fotos, recuerdos, chistes, nuestra vida entera a disposición de amigos ya sean reales o virtuales. Sentados frente al PC consultamos la cuenta bancaria, la cesta de la compra, leemos el periódico, hablamos con amigos pero, ¿y si alguien nos estuviera obligando a hacerlo? ¿De verdad esa creciente adicción que se llama internet es voluntaria? Según César Mallorquí no somos nosotros quienes dictamos las normas.

Piénsalo, ¿has mandado alguna vez un mail con tu dirección física, consultado tu factura de móvil vía internet, te has suscrito a alguna revista, o simplemente has usado Google para buscar información? Si la respuesta ha sido sí a alguna de esas cuestiones, estás perdido sin saberlo, ya eres presa de Miyazaki. Él es el maestro de las marionetas, lo sabe todo de ti, controla todos y cada uno de tus movimientos mientras tú, ajeno a su existencia, sigues sobreexponiéndote en la red, justo lo que él busca porque, de momento, te necesita. A ti y a millones de personas que como tú, ignorantes de lo que está sucediendo, le alimentan cada segundo, haciéndole cada vez más fuerte, más poderoso, más inteligente, es tal la potencia que está alcanzando que en muy poco tiempo ya no nos necesitará en absoluto.

Cámaras en las calles registran tus movimientos, otras en los cajeros automáticos saben todo lo que te rodea, tus estados de Facebook hablan de tus gustos, tus idas y venidas, de cuándo estás en casa y cuándo no, las películas que te descargas te mantienen horas delante de la pantalla, conectado a la WorldWide Web, mientras Miyazaki sonríe. ¡Oh sí! De momento es un feedback aparentemente justo, tu compartes, él también pero… ¿de verdad no te has dado cuenta de esos pequeños fallos en el sistema? ¿De que parece que últimamente es más fácil encontrar en el mundo cibernético aquello que buscas? ¿Que cada vez necesitas más horas frente al ordenador para relacionarte con tus amigos? ¿No has notado un incremento de correos electrónicos que sólo quieren tener en cuenta tu perfil para mejorar? Sí, así empieza, inocentemente, y tú colaborarás porque la red es cosa de todos, y si ayudamos a mejorarla el mundo será un lugar mejor, eso es lo que quiere que creas…

Sigue amamantando al monstruo, busca información, sube fotos, habla de tus preferencias, no te fijes en esas tonterías, esos fallos temporales, de cosas que están controladas por ordenadores: semáforos que dejan de funcionar, líneas que se cortan, reservas de vuelos que desaparecen misteriosamente, suscripciones que jurarías no haber hecho… No es nada, son errores que se cometen en el proceso de mejora de las comunicaciones virtuales.

Pero si crees que de verdad alguien maneja los hilos, si tantas casualidades te parecen extrañas, si tienes esa sensación inexplicable de que alguien te vigila, habrás llegado a la misma conclusión que Óscar y yo; internet sigue "La estrategia del parásito" y de momento no matará a quien le alimenta, es un huésped silencioso y discreto… hasta que ya esté saciado, entonces tú, yo, la humanidad entera seremos prescindibles. Hazme caso: Miyazaki te vigila, internet es Miyazaki; entra en www.labibliotecadellaberinto.com, doble click en la foto de Asimov, el password es DIAMANTE, lo que viene a continuación he intentado evitártelo. Adiós.

Patricia Rubiera

 

Frases de esta opinión pueden utilizarse libremente en otros medios para promoción del libro, siempre que no se varíe y se mencionen al autor de la misma y al medio anikaentrelibros.com

¿Te ha gustado? Compártelo:

Comentario de los lectores:

Publicidad
Anika entre libros
Actividad subvencionada por el Ministerio de Cultura
Ministerio de cultura

Esta web utiliza cookies para obtener datos estadísticos de la navegación de sus usuarios. Si continúas navegando consideramos que aceptas su uso. Más información X Cerrar