Anika entre libros

A rey muerto…

Ficha realizada por: Fran Casoledo
A rey muerto…

Título: A rey muerto…
Título Original: (A rey muerto…, 2012)
Autor: Mills Fox Edgerton
Editorial: Cuadernos del Laberinto
Colección: Anaquel de Narrativa


Copyright:

© Mills Fox Edgerton, 2012

© Editorial Cuadernos del Laberinto 2012

Prólogo de Julio Santiago

Edición: 1ª Edición, Septiembre 2012
ISBN: 9788494031168
Etiquetas: ciencia ficción, sci-fi, distopía, política, filosofía, literatura española, novela
Nº de páginas: 340

Argumento:

Más allá de la simple aventura por la creación de una sociedad tras una catástrofe global, el lector se enfrentará en esta nueva novela del célebre hispanista Mills Fox Edgerton a cuestiones tan originales y díficiles de responder como cuál sería la pervivencia de la cultura fuera del marco de la propia civilización; o cuánto tiempo sobrevivirían en la memoria colectiva los símbolos sobre los que se asienta todo nuestro bagaje histórico.

Como dice Julio Santiago en el prólogo a la obra «Mills nos invita a la recreación de una Urbe donde el azar decide quién debe estar allí tras una supuesta catástrofe que cierra una Gran Puerta, delimitando así el antiguo Estado del actual. Un nuevo mundo, una nueva forma de vida, una civilización en ciernes que se alimenta de los pocos recursos que le brinda el recuerdo de lo que fueron y ya no son. Esta novela no es una novela al uso, es un diario que parte de otro diario, un ensayo sobre dos memorias, una voluntad poética de querer dejar como herencia la belleza del pasado para que se pueda imitar en el futuro, un presente incierto que se impregna de optimismo al pensar que fuera aún pueda existir lo abandonado.»

Una revelación sobre la sapiencia, sobre el comportamiento humano y su sistema organizativo en todos y cada uno de los elementos que nos conforman sociales.

(argumento editorial)

 

 

Opinión:

 

Nos encontramos ante una obra singular en el panorama narrativo español, y debemos subrayarlo así por cuanto es previsible que los medios culturales "mayoritarios" le presten escasa atención. Es pertinente recordar, en ese sentido, que los tres o cuatro suplementos literarios de los grandes periódicos, las escasísimas revistas literarias en papel y los anecdóticos programas de radio continúan prestando cumplidos servicios a dos clases de propósitos: las grandes operaciones comerciales y los amiguismos. Así que permítasenos sacar pecho para reivindicar proyectos culturales como la web "Anika Entre Libros", donde se lee y se reseña todo con total independencia y libertad de criterio.

Lo que nos permite acceder a obras tan interesantes como esta "A Rey muerto…", que remota una tradición, la de la narrativa de tesis o intelectual, practicada ocasionalmente en los años setenta del pasado siglo, y abandonada con la irrupción de la novela urbana, vagamente psicológica, en la década siguiente -y aun así dichosos aquellos años, a la vista de lo que se publica hoy en día…-. Fox Edgerton plantea una trama argumental de admirable ambición, no tanto por sus presupuestos cuanto por su perspectiva: se trata de una sociedad postapocalíptica, la Urbe, que discurre en un entramado de cuevas y que se enfrenta a la grandes preguntas existenciales que afectan a todo grupo humano: qué hacer, cómo organizarnos, en qué creer, cómo relacionarnos, qué es lo importante y cómo abordarlo. Mientras otros autores construirían una historia de acción, con un héroe clarividente y perseguido, Edgerton analiza el entramado socio-político que surge en semejante tesitura. Y lo hace a la manera del historiador, mediante el análisis de un "texto encontrado" en forma de diario. Claro que incluso en esto se muestra original, porque ese estudio se aborda a través de un juego de contrapuntos elaborado mediante dos puntos de vista: el del autor del manuscrito, alto cargo y servidor de la Corona de esa "nueva sociedad", y el Príncipe Heredero al que sirvió en vida con aparente dedicación y fidelidad. Esta técnica provoca que el texto diarístico se vea sometido a revisión y réplica con cada uno de los comentarios intercalados por el segundo autor, de forma que además de añadir datos a la línea narrativa general desarrolla un interesante diálogo con el pasado. Son dos, pues, las voces que nos cuentan la historia, sin que podamos "quedarnos" con una de ellas como la mejor o más verdadera. El lenguaje varía sutilmente de una a otra, la del cortesano tiene un inequívoco tono confesional, libérrimo, lo que es motivo de alguna que otra sorpresa para su primer lector, el Monarca; éste, sin embargo, escribe pensando en nosotros, en la posteridad. Un acierto del novelista que hace apasionante el desarrollo de la narración.

Y si meritoria es la estructura, aún más el contenido. Como decíamos, no hay ninguna de las grandes cuestiones que quede sin tratar: desde la forma de gobierno a la sexualidad o la organización familiar. Pero por encima de todas está la cuestión de la supervivencia de la cultura y sus relaciones con la tradición que la precedió. En este punto no es difícil apreciar una conexión con la actualidad y un paralelismo entre esa sociedad en curso y la nuestra, en declive y revisión. Hasta qué punto el autor es o no pesimista queda a juicio del lector.

El libro, pese a su discurrir reflexivo, nos regala una sorprendente escena final que abre amplios interrogantes sobre el argumento entero y deja al lector con el mejor sabor de boca, completando una obra notable y de inesperada frescura, que nos recuerda que el arte de la novela continúa siendo un asunto serio. 

Fran Casoledo 

 

 

Frases de esta opinión pueden utilizarse libremente en otros medios para promoción del libro, siempre que no se varíe y se mencionen al autor de la misma y al medio anikaentrelibros.com

¿Te ha gustado? Compártelo:

Comentario de los lectores:

Publicidad
Anika entre libros
Actividad subvencionada por el Ministerio de Cultura
Ministerio de cultura

Esta web utiliza cookies para obtener datos estadísticos de la navegación de sus usuarios. Si continúas navegando consideramos que aceptas su uso. Más información X Cerrar