Anika entre libros

Divina comedia

Ficha realizada por: Lidia Casado
Divina comedia

Título: Divina comedia
Título Original: (Commedia, 1306-1320)
Autor: Dante Alighieri
Editorial: Alianza
Colección: El libro de bolsillo


Copyright:

© Alianza Editorial S.A., 2012

© de la traducción y las notas preliminares: Herederos de Abilio Echevarría

© del prólogo, Carlos Alvar

Traducción: Herederos de Abilio Echevarría
Edición: Edición, Septiembre 2012
ISBN: 9788420609096
Tapa: Blanda, bolsillo
Etiquetas: mitos, superación, clásicos, poesía, epopeya, ficción histórica, histórica, literatura italiana, mitología, poesía épica, infierno, biblia, Dante, purgatorio, Virgilio, divina comedia, paraíso, Beatriz
Nº de páginas: 736

Argumento:

Dante narra en primera persona su viaje a través del Infierno, el Purgatorio y el Paraíso, guiado por Virgilio en primera instancia y por su amada Beatriz en la última etapa del trayecto. Como todo viaje, el aquí narrado supone un proceso de aprendizaje, de depuración, de conocimiento personal y de liberación de todo lo negativo que uno arrastra.

En el caso de la "Divina Comedia", a la pulcritud del contenido hay que sumar la estructura matemática que presenta, ofreciendo una obra perfectamente imbricada y relatada que ha pasado a formar parte de la Historia de la Literatura Universal.

 

Opinión:

 

Lidia Casado 

Hay obras que pasan a formar parte de la Historia por derecho propio. No puede ser de otra manera: su concepción del mundo, su proceso creativo, su contenido, su estructura, sus fuentes, las creencias y filosofías sobre las que se asienta, su significado y su influencia posterior merecen un reconocimiento que supere los límites temporales, geográficos y literarios. Es lo que le ocurre a la "Divina Comedia", una obra perfecta que cambió la forma de hacer literatura y que inspiró no solo a escritores posteriores, sino también a todo tipo de artistas: pintores, escultores, cineastas…

Se cree que Dante pudo empezar su redacción hacia 1306 y que estuvo elaborándola hasta poco antes de morir (1320), de modo que el camino de aprendizaje y descubrimiento personal que describe en la obra bien podría coincidir con su propio viaje vital, con su experiencia biográfica. Porque la "Divina Comedia" es, ante todo, eso: un viaje, un proceso de descubrimiento, un camino hacia la perfección. Si, como recuerda Carlos Alvar en el prólogo del libro, el viaje representa la condición humana, en este que pergeña Dante, la afirmación no podía ser más cierta.

El protagonista inicia su periplo en una selva oscura desde la que el escritor latino Virgilio (símbolo de la razón) le guiará a través del Infierno y el Purgatorio hasta llegar al Paraíso, donde será la amada Beatriz (símbolo de la pureza y la fe) la que tome el testigo. De hecho, todo el viaje ha sido ideado por la propia Beatriz, quien habría bajado hasta el umbral del Infierno para convencer a Virgilio de que acompañe, guíe y proteja a Dante en su camino.

Toda la obra es capaz de deslumbrar al lector pero, si tuviera que quedarme con algún factor en concreto, elegiría tres. En primer lugar, la perfección matemática de su estructura y su composición. El autor construye la obra sobre los pilares de números simbólicos o cabalísticos. Así, destaca la importancia del número 3: como bien examina Carlos Alvar en el prólogo, la "Divina Comedia" está dividida en tres partes (Infierno, Purgatorio y Paraíso), cada una de las cuales consta de 33 cantos (a los que habría que sumar, en el caso del Infierno, un canto introductorio) construidos a base de estrofas de tres versos. Cada uno de esos cantos tiene una estructura propia atendiendo al contenido: Dante divide cada territorio en 9 secciones (el Infierno, en círculos; el Purgatorio, en cornisas y el Paraíso, en cielos) y utiliza tres tipos de agrupaciones para separar a los habitantes de los diferentes territorios en varios momentos de la obra. Cada una de esas secciones está ocupada por un determinado grupo de moradores (atendiendo a los distintos pecados cometidos o a las diferentes glorias alcanzadas), con lo que esa estructura matemática está perfectamente armonizada con el contenido.

Junto al 3, otro número de gran importancia es el 100, dígito simbólico muy empleado en los textos didácticos medievales. Como explica Alvar, se trata de dar una interpretación numérica literaria al misterio de la Santísima Trinidad, con la puntualización de que no estamos ante una mera construcción matemática: siendo importante la estructuración perfecta, lo más importante de la obra es, en cambio, su valor simbólico y alegórico, por encima del soporte estructural, de la belleza artística literaria o de la mera anécdota del contenido. Dante llena ese esqueleto numérico de contenido religioso, filosófico y vital.

Son muchas las interpretaciones que a lo largo de los siglos se han dado a la obra, puesto que su carácter simbólico y alegórico invita a ir más allá de la mera anécdota, aunque hay quien aboga por disfrutar de su contenido sin intentar aprehender una significación ulterior. Sinceramente, me parece imposible, puesto que la inmensa cantidad de referencias de todo tipo (bíblicas, mitológicas, históricas, literarias…) que Dante incluye en su "Commedia" (este es el nombre que el autor dio a su propia obra, puesto que no podía hablarse de tragedia por tener un final feliz; el adjetivo divina se añadió con posterioridad) no pueden estar ahí solo para adornar. En este sentido, es necesario reconocer el mérito y la gran ayuda que suponen las muchísimas notas que, a lo largo de la obra, van aclarando todo tipo de cuestiones: desde la nota biográfica de quienes van apareciendo hasta la explicación de mitos o episodios bíblicos, referencia a diferentes interpretaciones que se han ido dando sobre distintos pasajes, la aclaración sobre la traducción realizada en un determinado momento, el resumen que arroja luz sobre el contenido, las anotaciones intertextuales que unen unos puntos de la narración con otros, etc. O, incluso, señalando aquellas ocasiones en las que los estudiosos y críticos no han conseguido dar con el significado concreto de un determinado verso. Una magnífica guía, pues, para no perderse en los derroteros de la ficción creada por Dante ni en el maremágnum de referencias que realiza el poeta medieval. Y es que la "Divina Comedia" es un gran compendio del saber de la época: filosofía, mitología, religión, historia, matemáticas y literatura van de la mano armoniosamente, salvando con maestría las obvias contradicciones entre tales materias. Así, por ejemplo, el autor resuelve a la perfección el escollo de introducir a toda una galería de personajes históricos, literarios y mitológicos procedentes de la tradición clásica (a la fuerza no cristianos) en un ambiente plenamente cristiano.

Finalmente, el tercer punto destacable es el realismo, la plasticidad y la viveza de las descripciones de los lugares, personajes y situaciones relatados. La pluma de Dante consigue transportarte al Infierno, al Purgatorio y al Paraíso y captar sus diferentes ambientes, colores, sonidos y olores hasta el punto de hacerte vivir lo que narra; es capaz de ponerlo ante tus ojos con tal detallismo y riqueza que es imposible no solo imaginarlo, sino verlo, como si de una película o un cuadro se tratara.

Asimismo, es imposible no loar el análisis psicológico de los pecadores, la adecuación entre la culpa y el castigo, la crítica a la sociedad de su época, a las jerarquías que gobiernan y a la propia Iglesia ni tampoco las apelaciones directas al lector, esas que le instan a fijarse bien en lo que se cuenta para no caer en los mismos errores y alcanzar la felicidad. En definitiva, nos encontramos ante una magnífica obra literaria pero también humana que aúna con maestría una estructura perfecta y un contenido riquísimo en referencias y símbolos sustentados en un sistema de creencias y conocimientos colosal. Una obra excelsa inscrita con letras de oro en la Historia de la Literatura por derecho propio.

Lidia Casado

 

 

Joseph B. Macgregor 

Resulta esencial para disfrutar de esta obra, tratar de ponernos en la mentalidad de la época en la que fue escrita. Vista con los ojos de ahora, Dante se nos aparece como un sujeto ciertamente intolerante e intransigente.

En su visita al Infierno, encuentra a todo aquel que considera pagano o contrario a sus ideas religiosas o políticas. En el Limbo, coincide con filósofos tan importantes para la humanidad como Platón. Pero si nos ponemos en la piel del típico hombre religioso de la Edad Media la cosa no resulta tan extraña.

De todos modos, resulta aconsejable quedarse no tanto con la ideología un tanto caduca que se destila a lo largo del poema, sino más bien con la belleza con que Dante expresa sus ideas o su forma de pensar.

Si hacemos un paralelismo con "El jardín de las delicias" de "El Bosco" / "Divina Comedia" de Dante, siempre nos quedaremos antes con la belleza de las formas expresivas de cuadro y poema y no tanto con el fondo, que poco tiene que ver con la visión espiritual o religiosa de un hombre actual.

Ocurre igual con su concepto del amor ideal, que tiene poco que ver con las formas, actitudes, ritos o costumbres del sentimiento amoroso en este mundo materialista que nos ha tocado vivir. Sin embargo, el modo como expresa su pasión por Beatriz no deja de ser de una elegancia y belleza formal absolutamente irrepetible.

 

vsMystique 

"La Divina Comedia" es una obra maestra sui generis que merece toda la atención del lector que se decide a envolverse en este viaje fantástico. Lo que ocurre es que no es una trilogía apta para una lectura distraída y poco detallada puesto que su belleza radica en el análisis de las alegorías, de la rima y la ironía que encierra, así como del conocimiento de la época a la que Dante pertenecía y las duras críticas que se encierran este "cuento". Así pues invitaría a los lectores interesados y con mucha voluntad a que no se desanimen si quieren enriquecerse con esta gran obra, además no hace falta leer los tres tomos, son independientes y he de confesar que el más entretenido es el infierno! Me despido con una frase de Dante "Caron, non ti crucciare, vuolsi cosí colà dove si puote ciò che si vuole e piú non dimandare", así pues Carontes queridos no os enojéis si no entendéis el gran valor de esta obra! Sarcasmo aparte, la recomiendo vivamente.

 

Adramis Ruiz

Es una de las obras de las que más se puede aprender, es una lástima que muchos la abandonen sin pensárselo dos veces. Un maravilloso viaje por el Infierno, Purgatorio y finalmente Paraíso, de Dante. Resulta genial esta poesía épica en la que se homenajea a Virgilio, acompañante y Maestro de Dante en el viaje. Y como quien sueña en su desgracia, que aún soñando desea soñar y anhela ardientemente que sueña lo que ya lo es, así estaba yo tras leer la Divina Comedia, sin poder preferir una palabra por más que quisiera excusarme y a pesar de que con el silencio me excusaba, no creía hacerlo así. Y pienso que los tres tomos se deben leer enteros, para que no se pierda la magia. Dejemos que el amor de Dante por Beatrice inunde nuestro corazón.

 

Renée Vivien

Bien, ante todo decir que a mí me parece un libro bello, no sólo desde el punto de vista estético. Curioso. ¿Qué es la belleza estética?, cabe preguntarnos al leer a Dante. La belleza estética no tiene nada que ver con lo bonito, con lo sublime, aunque para Dante esto sea cierto. Pero no es hasta el siglo XX en que se descubre que la basura, artísticamente hablando, puede ser bella, emocionar. Es evidente que las obras las interpretamos en función de nuestro tiempo, y que como lectores aportamos también nuestra experiencia vital a las obras. Es así como se enriquecen y cobran un nuevo significado. Conocer la época en que vivió Dante a fondo ayuda a entender la obra, pero quiero reivindicar una lectura de la Divina comedia en la que cada uno goce con lo que le transmite, en que cada uno goce con lo que le ofrece la obra, que es mucho. Es cierto que sin un bagaje de cultura religiosa del cristianismo la obra no se comprende, no se entiende, pero es que este bagaje debería ser obligatorio para crear arte en el siglo XXI. Porque somos herencia de nuestro pasado, y como bien sabían Bukowski o Faulkner, para superrar a los clásicos, incluso para insultarlos, es necesario haberlos leído y asimilado. Por eso Dante consigue superar a muchos y emocionar al lector, porque los asimila y los hace suyos de tal forma que el cielo y el infierno ya no son lo mismo sin él. ¡¡¡Gracias por dejarnos esta joya de la poesía y la literatura!!!

 

Luchi

Un libro excelente, para leer con calma, para saborear cada moraleja y lección que quiere dejarnos el autor. Muy arraigado a las creencias propias del Dante y a la censura propia de una época. Viajar por el Infierno es un deleite suave de poesía y miedos expresados a través de cada palabra, es el mejor de los libros de la Divina Comedia, el Purgatorio y el Paraiso son muy parecidos pero dulces y muy personales.

 

César 

Hermoso libro que, para mí, siempre tuvo la virtud de hacerme ver, en imágenes, según lo iba leyendo, todas sus descripciones.

Siempre tengo que hacer un esfuerzo, sobre todo en la parte del "cielo" que me resulta un tanto monótona, y también he de hacerlo para no dejarme llevar por prejuicios y desacuerdos en contra de ideas tan antiguas y moralidades con las que jamás he comulgado.

El libro es bellísimo. Realmente es una obra maestra. Al leerlo notas que tienes en tus manos algo grande y hermoso, a pesar de, hoy día, considerarlo algo anticuado y condicionado a aquella época.

 

Sinuhé Gorris

No está nada mal, aunque a cualquier lector de hoy en día le suenen a chino los mil y un personajes que aparecen en el libro.

Dante, un tipo muy involucrado en la política de sus tiempos, realiza las funciones de ser omnipotente, examinador, juez y verdugo.

Quema en el infierno a todos sus enemigos y por supuesto, sube a los cielos a todos sus "coleguitas".

Usa los nueve círculos a su libre antojo, sin ninguna imparcialidad. Pese a esto, mantengo que no está nada mal, usa una narrativa moderna, ligera y en ningún caso monótona o incomprensible.

Siempre uno, mientras lee la "Divina Comedia", puede ir acoplando personajes de nuestra actualidad a la novela.

Políticos asándose vivos en los infiernos o a la madre Teresa de Calcuta entre algodones, allá en los cielos, jeje.. se hace un punto más divertida.

Saludos.

 

Esta reseña tenía 13 comentarios en la web anterior

 

 

 

Frases de esta opinión pueden utilizarse libremente en otros medios para promoción del libro, siempre que no se varíe y se mencionen al autor de la misma y al medio anikaentrelibros.com

¿Te ha gustado? Compártelo:

Comentario de los lectores:

Si te gustó este libro, también te puede interesar...

Publicidad
Anika entre libros
Actividad subvencionada por el Ministerio de Cultura
Ministerio de cultura

Esta web utiliza cookies para obtener datos estadísticos de la navegación de sus usuarios. Si continúas navegando consideramos que aceptas su uso. Más información X Cerrar