Anika entre libros

El hombre invisible (juvenil)

Ficha realizada por: Doctor Lecter
El hombre invisible (juvenil)

Título: El hombre invisible (juvenil)
Título Original: (The Invisible Man, 1897)
Autor: H. G. Wells
Editorial: Alianza
Colección: Biblioteca Juvenil


Copyright:

Datos actualizados a edición más moderna o disponible

© Herbert George Wells, 1897

© Alianza Editorial, 2002-2005

Edición: 1ª Edición, Octubre 2002
ISBN: 9788420677224
Tapa: Blanda
Etiquetas: ciencia ficción, crítica social, crossover, juvenil, género fantástico, literatura inglesa, novela, 17 años, 18 años, 15 años, 14 años, 16 años, literatura juvenil, hombre invisible
Nº de páginas: 216

Argumento:

A una posada llega un misterioso hombre. Va vestido con una larga gabardina, gafas de sol, un sombrero de ala ancha y tiene las manos y la cara totalmente vendadas. Alquila una habitación y no sale de ella en ningún momento, trabajando sin descanso en algún tipo de experimento. La dueña empieza a tener sospechas de él, las cuales se confirman cuando su misterioso huésped mata a un hombre y se da a la fuga. Este acude a casa de un antiguo compañero de universidad y le relata su gran descubrimiento: cómo consiguió volverse invisible.

 

Opinión:

 

Doctor Lecter

Me han gustado los libros de H. G. Wells que me he leído, pero éste es el mejor de todos. Es divertido, tiene bastante tensión y una buena dosis de fantasía, lo que hace que sea un libro muy entretenido. Recomendable para todas las edades.

 

Alejandro Benito 

El libro es entretenido, se lee rápido, pero me decepcionó un poco ya que me esperaba más periplos del hombre invisible. He leído bastante de Wells, pero creo que no es de lo mejor que tiene, aunque insisto, es entretenido.

 

Iksas 

Realmente entretenido en todos sus capítulos. También te lo puedes tomar como una crítica a la perversidad inherente al ser humano, así como su egoísmo. Al igual que en "La máquina del tiempo" para mí lo mejor del libro es la explicación que Wells nos expone sobre cómo conseguir el milagro de la invisibilidad (haciéndola creíble y todo) y el epílogo, que te deja con los pelos de punta. De todas formas, ¿quién no ha soñado alguna vez con ser invisible y poder hacer lo que le apetezca con total impunidad?

 

Txema Ruiz 

No acabo de entender muy bien por qué la novela de H. G. Wells "El hombre invisible", ha sido incluida entre las que el diario El País distribuye ahora dentro del género de aventuras, porque, en mi opinión, no encaja en éste, como tampoco en el de misterio o terror. En el mejor de los casos, podría ser incluida en ciencia-ficción, pero en los otros tres en absoluto.

Ciencia-ficción en tanto en cuanto que estamos ante un relato en que se habla de una posibilidad que efectivamente, por ahora, es imposible de realizar, como es que un ser vivo pueda llegar a ser invisible, a pesar de que el razonamiento científico que emplea es impecable, al menos para alguien lego como yo.

Creo que estamos ante una obra de claro carácter filosófico, ante un verdadero ensayo. Me da la impresión de que lo que H. G. Wells trató de exponer es una crítica total y demoledora, no exenta de rasgos de humor negro, de lo que es el poder absoluto.

Parece que Wells, en vez de emplear el sistema clásico de exposición de una teoría por la metodología tradicional de desarrollar una serie de ideas mediante un discurso lógico, acude a un relato disparatado, en el que un tipo sin escrúpulos quiere alcanzar la cualidad de ser invisible para dominar al mundo y, además, como queda bien claro en la obra, mediante el terror total. Para ello, no tiene el más mínimo inconveniente en utilizar la excusa de la investigación científica, que no es más que un pretexto para lograr sus fines.

El poder absoluto, mediante el ejercicio del terror y con la justificación de la investigación, se perece mucho a el dominio total del mundo, mediante la práctica de la guerra (terror) con la justificación de imponer la democracia (capitalismo).

Lo curioso del caso es que el libro está escrito hace muchos años, y puede ser una especie de obra profética sobre lo que en realidad nos esperaba a los habitantes de este planeta. En este sentido, el relato de Wells, está hoy día de toda actualidad. Cambiemos los hombres invisibles, por los aviones que no pueden ser detectados y que se llaman, casualmente, invisibles y que, igualmente, provocan la destrucción y la muerte, y veremos que Wells no estuvo muy alejado de la realidad. No hay más que ver que grado de sofisticación se empleó en la guerra de Kosovo.

Se podrían añadir más cosas, como que por ejemplo sale a relucir un casero detestable que Wells adjudica a un judío y que podría ser interpretado como un claro rasgo de judeo fobia. No sé si es el caso, pero me cabe la duda. También la actitud del vagabundo, que finalmente se queda con los apuntes, posiblemente, con la esperanza de poder, algún día, llegar también él a ser invisible para poder tener el mismo poder del protagonista. Me recuerda a esos países cuyos ciudadanos están en la miseria y, sin embargo, sus gobiernos alardean de tienen bombas nucleares: Pakistán, Corea del Norte...

En todo caso, una muy buena novela, con fino humor, crítica social clara y de lectura sencilla ya que el lenguaje no es oscuro ni rebuscado.

 

Esta reseña tenía 12 comentarios en la web anterior 

 

 

¿Te ha gustado? Compártelo:

Comentario de los lectores:

Publicidad

Anika entre libros
Actividad subvencionada por el Ministerio de Cultura
Ministerio de cultura